Público
Público

EEUU Trump amenaza al Congreso con "revisitar" las protecciones a jóvenes indocumentados si no las "legalizan" en 6 meses

Horas antes, el Gobierno estadounidense derogó el programa que da acceso a permisos de trabajo a quienes ingresaron al país de forma irregular siendo niños, aprobado en 2012 por el Gobierno de Barack Obama, argumentando que se trata de un subterfugio para sortear las leyes y que el país "no puede acoger a todo el mundo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Manifestación a favor del DACA en San Diego, California /REUTERS (John Gastaldo)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha afirmado este martes que el Congreso "tiene seis meses para legalizar el DACA", resaltando que "si no lo hace, revisitará el asunto".

"El Congreso tiene seis meses para legalizar el DACA, algo que la Administración Obama no pudo hacer. Si no pueden, ¡revisitaré este asunto!", ha dicho, en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter.

Trump delega con estas palabras la responsabilidad en un Congreso controlado por los republicanos, diciendo que ahora está en manos de los legisladores aprobar legislación migratoria que resuelva el destino de los jóvenes protegidos por el DACA, que estarían en riesgo de ser deportados.

Horas antes, el Gobierno estadounidense derogó el programa que da acceso a permisos de trabajo a quienes ingresaron al país de forma irregular siendo niños, aprobado en 2012 por el Gobierno de Barack Obama, argumentando que se trata de un subterfugio para sortear las leyes y que el país "no puede acoger a todo el mundo".

"Siento amor hacia estas personas (los beneficiarios del DACA) y espero que ahora el Congreso pueda ayudarles y que lo haga adecuadamente", dijo Trump después a los periodistas en la Casa Blanca, añadiendo: "Creo que va a funcionar muy bien".

Trump ya había puesto en su punto de mira el programa Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), que protege de la deportación a cerca de 800.000 personas de entre 15 y 36 años. La iniciativa también autoriza a pedir permisos de trabajo a los beneficiarios, conocidos como 'dreamers'.

Trump cuestionó la "amnistía ejecutiva" aprobada por Obama sin el acuerdo del Congreso. "No estoy a favor de castigar a niños, la mayoría de ellos ya adultos, por las acciones de sus padres, pero también debemos reconocer que somos una nación de oportunidades porque somos una nación de leyes", esgrimió.

Posteriormente, el mandatario recordó que ahora corresponde al Congreso tomar medidas, algo que también ha señalado en un 'tuit' con el que se mostró dispuesto a trabajar junto a republicanos y demócratas. El objetivo, añadió, es cerrar una reforma migratoria que anteponga los intereses de los estadounidenses que "trabajan duro".

La derogación ordenada por el Gobierno es progresiva y deja en manos del Congreso la aprobación de una reforma que, entre otras cuestiones, deberá aclarar el futuro de los 'dreamers'.

La Administración Trump sí ha dejado claro que estas personas no serán prioridad para los servicios de seguridad, a no ser que estén involucradas en actividades delictivas.