Publicado: 20.11.2016 20:16 |Actualizado: 20.11.2016 20:16

Trump, la ausencia omnipresente de la cumbre de líderes de la APEC

Los mandatarios de Norteamérica, América Latina y Pacífico hacen una férrea defensa de la integración de sus economías y alertan contra el proteccionismo comercial que propugna el futuro inquilino de la Casa Blanca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Imagen de la reunión de los líderes de los países del foro APEC (las siglas en inglés de Asia Pacific Economic Cooperation), en Lima, Perú. EFE

Imagen de la reunión de los líderes de los países del foro APEC (las siglas en inglés de Asia Pacific Economic Cooperation), en Lima, Perú. EFE

LIMA.- El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha sido el gran protagonista ausente de la Cumbre de Líderes APEC celebrada en Lima, un foro que aglutina a más de la mitad de la economía mundial en un momento de gran incertidumbre ante el rumbo que pueda tomar la primera potencia del planeta.

La reunión del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) se ha celebrado en un complejo contexto internacional a causa del bajo crecimiento económico de algunos países, el surgimiento de tendencias proteccionistas y, sobre todo, el triunfo del candidato republicano a la Casa Blanca, que tomará posesión del cargo el 20 de enero.

Esta ha sido la primera gran cumbre de mandatarios que tiene lugar tras los comicios presidenciales en Estados Unidos, cuyos resultados fueron recibidos con la instantánea inquietud de los mercados financieros y el indisimulado recelo de las cancillerías de medio mundo.



La base de este desasosiego son las promesas del magnate inmobiliario durante la campaña electoral, que le valieron figurar entre los diez principales riesgos globales, según la Unidad de Inteligencia de la revista británica The Economist.

Entre las polémicas propuestas figuran la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), la construcción de un muro en la frontera con México; el endurecimiento de las reglas comerciales con China y su rechazo absoluto al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

Por no citar sus declaraciones de índole política sobre la deportación masiva de inmigrantes, la prohibición a los musulmanes de entrar a Estados Unidos y el envío de tropas terrestres a Irak para combatir al grupo terrorista Estado Islámico.

El presidente de EEUU, Barack Obama, junto a otros líderes de los países APEC (las siglas en inglés deAsia-Pacific Economic Cooperation), posan ataviados con típicos chales peruanos en la foto de familia de la cumbre celebrada en Lima. REUTERS/Mariana Baz

El presidente de EEUU, Barack Obama, junto a otros líderes de los países APEC (las siglas en inglés deAsia-Pacific Economic Cooperation), posan ataviados con típicos chales peruanos en la foto de familia de la cumbre celebrada en Lima. REUTERS/Mariana Bazo

La participación del presidente estadounidense, Barack Obama, en su última gira internacional, fue recibida de manera proverbial para tranquilizar los ánimos y aportar información de primera mano en este foro multilateral que representa el 57% del PIB mundial y el 49% del intercambio comercial global, y del que forman parte 21 economías.

Aprovechando la Cumbre de APEC, Obama convocó en Lima una reunión con los líderes de los doce países firmantes del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP). La elección de Trump ha arrojado una sombra de duda sobre el futuro del TPP, toda vez que durante la campaña electoral, el multimillonario anunció que si salía elegido, los bloquearía.

Los mandatarios se esforzaron en transmitir un mensaje de tranquilidad sobre el futuro del TPP, que establece como requisito para su entrada en vigor su ratificación por países que representen al menos el 85 % de la economía del bloque, lo que hace indispensable el respaldo de Estados Unidos.

"En la campaña (electoral) se dijeron cosas que van en una dirección diferente (al TPP), pero también es cierto que en las campañas a veces se dicen unas cosas y se después se hacen otras". Las palabras de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, parecen resumir la esperanza de los líderes de APEC, en el sentido de que, una vez en el poder, Trump dulcifique su discurso y reconsidere sus propuestas políticas y económicas más controvertidas.

Con la administración estadounidense en plena fase de transición y el incierto futuro del TPP, China aprovechó oportunidad de la Cumbre de Líderes para impulsar la creación del Área de Libre Comercio de Asia Pacífico, que integraría a las 21 economías de APEC.

El deseo de Donald Trump de pulverizar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica favorece los planes del presidente Xi Jinping de construir ese gran espacio de libre comercio, que supondría un ahorro de 2,4 billones de dólares (2,2 billones de dólares), el 3,2 % del Producto General Bruto mundial.

El rumbo del libre comercio mundial una vez Trump asuma la presidencia de Estados Unidos planea sobre el espíritu de la declaración final de la XXIV Cumbre de Líderes de APEC.

En el documento, los 21 mandatarios reunidos en Lima hacen una férrea defensa de la integración de sus economías y alertan contra el proteccionismo comercial que propugna el futuro inquilino de la Casa Blanca.

Aunque el nombre del magnate no figura en la declaración, los líderes del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico muestran su preocupación porque "la globalización y sus procesos de integración asociados sean cada vez más cuestionados, contribuyendo a la aparición de tendencias proteccionistas".

El documento, que pone fin a una intensa semana de declaraciones, conferencias y reuniones, concluye con un emplazamiento: "Esperamos encontrarnos de nuevo en Vietnam en 2017". Tal vez le faltó añadir: "y ya con Trump como presidente".