Público
Público

Estados Unidos Trump exigió lealtad al director del FBI destituido y éste se negó

El magnate aprovechó una cena privada una semana después de su toma de posesión para abordar a James Comey, que rechazó la petición del presidente y, en su lugar, le prometió que le sería "honesto".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de personas se manifiesta contra Donald Trump junto a la Casa Blanca. - REUTERS

El presidente de EEUU, Donald Trump, exigió al exdirector del FBI James Comey "lealtad" cuando llegó a la Casa Blanca, pero éste tan solo le ofreció "honestidad", algo que podría haberle costado el cargo, según informa este viernes The New York Times. Sucedió durante una cena privada una semana después de la toma de posesión del 20 de enero, según explicó Comey a algunos de sus colegas, que tras su despido hablaron bajo condición de anonimato con el rotativo neoyorquino.

En un momento de la conversación, después de que Trump alardease de su victoria en las elecciones y de las "multitudes" que reunía en sus mítines, el presidente le pidió a Comey que le "jurase lealtad". Éste rechazó esa petición y, en su lugar, le prometió que siempre sería "honesto" con él, pero insistió en que no sería "de fiar" en el sentido político del término. Insatisfecho con la respuesta, Trump le instó hasta dos veces más a jurarle lealtad, pero Comey no cedió, según la versión del exdirector del FBI.

Comey cree ahora
que la conversación durante la cena privada fue "un presagio de su caída"

Comey cree ahora que esa cena fue "un presagio de su caída", según The New York Times. Una portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo al rotativo neoyorquino que la versión del exdirector del FBI no es un "relato preciso" de lo que sucedió en la cena y que el presidente nunca le exigiría "lealtad personal", sino lealtad al pueblo y a la patria.

Trump despidió este martes a Comey alegando su supuesto mal manejo de la investigación contra Hillary Clinton por el uso de cuentas privadas de correo electrónico cuando era secretaria de Estado para comunicaciones con información confidencial. No obstante, el despido, lleno de contradicciones, ha generado una gran controversia, dado que Comey era el encargado de liderar la investigación sobre la supuesta interferencia de Moscú en las elecciones de noviembre y la relación entre funcionarios rusos y miembros de la campaña electoral de Trump.

Este jueves, el mandatario contradijo la versión que había dado la Casa Blanca sobre la destitución de Comey al decir en una entrevista con la cadena NBC que ya había decidido el futuro del director del FBI antes de recibir recomendación alguna por parte del Departamento de Justicia. Sin embargo, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, había asegurado el mismo día del cese que el multimillonario había dado ese paso siguiendo el consejo del fiscal general, Jeff Sessions, y las indicaciones de un memorando elaborado por su "número dos", Rod Rosenstein.

Beso entre el papa Francisco y Trump. Mural en una calle de Roma. - REUTERS

Trump subrayó de nuevo que el FBI "era un descontrol" desde hace casi un año, en la línea que había planteado estos días de atrás sobre la falta de confianza que sufría Comey en el seno de su propia agencia. Sin embargo, en una audiencia pública ante el comité de Inteligencia del Senado, el director en funciones del Buró Federal de Investigación (FBI) desmintió esta afirmación de manera rotunda.

"El director Comey gozó de un amplio apoyo dentro del FBI y aún lo hace hasta el día de hoy", dijo antes de agregar que trabajar con él ha sido "el mayor privilegio" de su carrera profesional. "Puedo decirles con seguridad que la gran mayoría de los empleados del FBI disfrutaron de una conexión profunda y positiva con el director Comey", aseveró.

Asimismo, McCabe rechazó ante los congresistas las alegaciones de la Casa Blanca al calificar la investigación sobre la coordinación entre el equipo de Trump y Rusia como una "pequeña" pesquisa y consideró los hallazgos como "altamente significativos". Los demócratas insisten en que la decisión del multimillonario de despedir a Comey tiene que ver con que esas investigaciones estaban cada vez más cerca de comprometer su presidencia, por lo que han insistido en que se nombre a un fiscal especial independiente para continuar con el caso. McCabe aseguró a los congresistas que "hasta el momento" la investigación no ha sufrido interferencias por parte de la Casa Blanca.

El director en funciones del FBI considera que los hallazgos en la investigación sobre la injerencia rusa son "altamente significativos"

Por su parte, el presidente del comité, Richard Burr, preguntó a McCabe si había oído alguna vez a Comey decir a Trump que él no era objeto de investigación, a lo que el director interino dijo no poder revelar dicha información. En la entrevista con la NBC. Trump comentó que el exdirector del FBI le dijo hasta en tres ocasiones, una en persona y dos por teléfono, que él no estaba bajo investigación. El mandatario afirmó también que nunca intentó presionar a Comey e insistió en que quiere "averiguar si hubo un problema en las elecciones que tenga que ver con Rusia".

El comité de Inteligencia del Senado, al igual que el FBI, está investigando la intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016, y sus presidentes anunciaron este miércoles haber emitido una citación para que el ex asesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, entregue documentos relacionados con sus vínculos con Moscú. Flynn renunció a su cargo en la Casa Blanca después de que se conocieran sus polémicos contactos con el embajador ruso en Estados Unidos y que recibió pagos de entidades respaldadas por Rusia que había ocultado al Gobierno.