Público
Público

Trump pone al frente de la diplomacia de EEUU al jefe de la petrolera ExxonMobil

El presidente electo de EEUU ha confirmado lo que ya apuntaban varios medios. Rex Tillerson será el próximo Secretario de Estado, aunque el Senado tendrá que ratificar su nombramiento. El ejecutivo pretolero es próximo a Vládimir Putin 

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

Rex W. Tillerson durante una conferencia en Dallas (Texas), en EEUU. / REUTERS

NUEVA YORK.- El máximo ejecutivo de la petrolera estadounidense ExxonMobil, Rex Tillerson, ha sido elegido por el presidente electo de EEUU, Donald Trump, para convertirse en próximo secretario de Estado.


Trump ha confirmado lo que fuentes del equipo de transición presidencial ya habían hecho: el elegido es Tillerson.

La información fue confirmada por medios como The Washington Post, The New York Times y The Wall Street Journal, todos coincidentes con la selección de Tillerson como próximo jefe de la diplomacia estadounidense si es ratificado por el Senado.

Las posibilidades de Tillerson se incrementaron en las últimas horas tras el anuncio de que quedaba al margen uno de los favoritos.

El excandidato presidencial republicano Mitt Romney descartó esta noche que se vaya a convertir en el próximo secretario de Estado, unas aspiraciones que habían alimentado tanto Trump como el vicepresidente electo, Mike Pence.

Rex Tillerson, CEO de ExxonMobil junto a Bob Simpson,fundador de XTO Energy. / REUTERS

"Ha sido un honor haber sido considerado para secretario de Estado de nuestro gran país", afirmó Romney en un mensaje por la red Facebook. "Tengo grandes esperanzas de que la nueva administración dirigirá a la nación hacia una posición más fuerte, con prosperidad y paz", agregó el político republicano.

Romney mantuvo fuertes rivalidades con Trump durante la campaña electoral

Romney mantuvo fuertes rivalidades con Trump durante la pasada campaña electoral, y llegaron a intercambiar duras críticas, pero los dos políticos se han reunido en dos ocasiones desde los comicios presidenciales del 8 de noviembre para limar asperezas. Esas críticas pasadas se han convertido en elogios mutuos, aunque al final Romney no se sumará a la futura Administración de Trump.

También fue mencionado como un candidato a ocupar la Secretaría de Estado el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, que actuó como asesor de Trump durante la campaña electoral e inclusive lo acompañó a una polémica visita que realizó a México.

Sin embargo, la semana pasada el mismo Trump anunció que Giuliani había pedido no ser considerado para ningún puesto gubernamental porque quería concentrarse en sus negocios privados de consultoría legal.

Rex W. Tillerson en una rueda de prensa en Dallas, Texas (EEUU). /REUTERS

"Estaré haciendo mi anuncio sobre el próximo secretario de Estado mañana por la mañana", afirmó escuetamente el presidente electo por Twitter. El pasado sábado, en una entrevista con la cadena Fox News, Trump se deshizo en alabanzas a Tillerson.

"Él es mucho más que un ejecutivo de negocios. Él juega a escala global", Trump sobre Tillerson

"Él es mucho más que un ejecutivo de negocios. Él juega a escala global. Está a cargo de la que supongo que es la mayor compañía del mundo, está a cargo de una compañía petrolera que tiene prácticamente el doble del tamaño de su competidor más cercano, y que se ha gestionado increíblemente bien", aseguró Trump. "Para mí, una gran ventaja es que conoce a muchos de los jugadores (del escenario global) y los conoce bien. Hace acuerdos a escala masiva en Rusia, y hace esos acuerdos para la compañía, no para él", agregó el presidente electo en esa entrevista.

Según The Washington Post y otros medios locales, Tillerson se enfrenta a una tarea difícil en el Senado para que se le ratifique como próximo secretario de Estado si finalmente es elegido para el puesto.

Vladimir Putin junto a Rex Tillerson en Sochi, Rusia. / REUTERS

Sus relaciones con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y sus operaciones en ese país y en naciones de Oriente Medio al frente de ExxonMobil serán analizadas con lupa por los legisladores antes de aprobar su nombramiento.

De acuerdo con el Post, un creciente número de senadores republicanos se han mostrado reacios a confirmar a Tillerson, de 64 años y que está al frente de la principal petrolera estadounidense desde 2006.

El caso de Tillerson puede representar además un conflicto de intereses importantes en un puesto clave en la futura Administración de Donald Trump, que de por sí tiene que enfrentarse también a las suspicacias sobre sus propios negocios.

Según The Wall Street Journal, Tillerson, que pensaba retirarse de ExxonMobil el año próximo, tiene un fondo de pensiones por valor de decenas de millones de dólares que podría verse afectado por las futuras acciones del Departamento de Estado