Público
Público

Donald Trump Trump quiere prohibir que los jugadores de la NFL se arrodillen durante el himno nacional

El presidente estadounidense pide a la Liga de Fútbol Americano que se establezca una norma que evite estas muestras de protesta de los jugadores y directivos, ya que lo considera una "falta de respeto".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Los jugadores de la NFL, arrodillados mientras suena el himno nacional / EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha pedido este martes que se establezca una norma que prohíba a los jugadores y directivos de la Liga de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés) arrodillarse durante la interpretación del himno nacional.

"La NFL tiene todo tipo de reglas y reglamentos. Su única salida es establecer por norma que no se puedan arrodillar durante el himno nacional", afirmó el mandatario a través de su cuenta personal de la red social Twitter.

Esta afirmación se produce tras varios días de intensos cruces de palabras entre Trump y diversos representantes del mundo del deporte a raíz del gesto llevado a cabo en los últimos tiempos por numerosos jugadores de arrodillarse durante el himno como muestra de protesta contra la violencia policial que sufren los afroamericanos.

A primera hora de la mañana, el presidente ya había utilizado la red social para valorar que los índices de audiencia de la NFL "están por los suelos, excepto antes de que empiece el partido", cuando la gente sintoniza para ver si el país "será o no respetado".

Este lunes, los Cowboys de Dallas introdujeron una novedad importante en la protesta que consistió en ponerse todos de rodillas, incluido su dueño, Jerry Jones, pero antes de que sonara el himno nacional y se desplegara la bandera de Estados Unidos.

Según Trump, el "abucheo" registrado anoche en el partido que enfrentó a los Cowboys de Dallas con los Cardinals de Arizona fue "el más ruidoso" que él haya escuchado jamás.

Durante esta última jornada de la NFL, equipos como los Steelers de Pittsburgh y los Seahawks de Seattle permanecieron en el vestuario mientras se entonaba el himno nacional, mientras otros realizaron protestas similares al entrelazarse los brazos durante la ceremonia.