Publicado: 03.07.2015 17:52 |Actualizado: 03.07.2015 18:02

Tsipras: Grecia necesita una quita del 30% y un periodo de gracia de 20 años

El primer ministro heleno defiende que el último informe del FMI "confirma lo obvio, que la deuda griega es insostenible". En el último día de campaña, vuelve a pedir el voto por el 'no' en el referéndum para decir "no a la campaña del miedo y a los chantajes" 

Publicidad
Media: 4.57
Votos: 7
Comentarios:
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante su mensaje en televisión. - REUTERS

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante su mensaje en televisión. - REUTERS

ATENAS.- La deuda de Grecia es insostenible. No sólo lo defiende el Gobierno de Alexis Tsipras, también lo ha reconocido el Fondo Monetario Internacional (FMI), que incluso ha reclamado a los acreedores europeos del país heleno una quita. Este viernes, el primer ministro griego ha acogido el último informe del FMI y ha lamentado que la posición del Fondo no haya sido "nunca presentada" por Bruselas "durante los cinco meses de negociaciones".

"Ayer hubo un hecho de mucha importancia política", ha señalado Tsipras. "El FMI publicó un informe sobre la economía de Grecia que representa una gran justificación para el Gobierno griego porque confirma lo obvio, que la deuda de Grecia no es sostenible", ha declarado en un discurso televisado en el último día de campaña del referéndum de este domingo.

Tsipras ha defendido que el único modo de "hacer viable" la situación es que Grecia reciba "una quita del 30% de la deuda y un periodo de gracia de 20 años" para pagar el resto y garantizar de ese modo la sostenibilidad del país.



Decir 'no' a los últimatum y chantajes

En cuanto a la consulta, el primer ministro heleno ha vuelto a subrayar que la votación "no determinará la continuidad de Grecia en la Unión Europea". Del mismo modo, ha reclamado de nuevo el voto para el 'no', para que los griegos digan "no" a "la campaña del miedo", los "chantajes" y los ultimátums" lanzados al país.  

"Que todo el mundo lo entienda. Lo que está en juego no es la salida de Grecia de la eurozona, sino si bajo chantaje estábamos dispuestos a aceptar el acuerdo no sostenible que nos ofrecieron", fueron las palabras de Tsipras.

"Que todo el mundo lo entienda. Lo que está en juego no es la salida de Grecia de la eurozona"

Duarante el mensaje, el jefe del Ejecutivo griego instó a la población a votar con calma y a respetar la opinión contraria durante el proceso de votación. "El lunes estaremos todos unidos. El 'no' al referéndum no es 'no' a Europa. Os llamo a decir 'no' a los últimatum y chantajes, pero también a decir 'no' a la división", repitió. "Votemos con calma y con argumentos, no con reproches", añadió.

Esta noche está prevista otra intervención de Tsipras en el acto de campaña organizado por su partido Syriza en la plaza de Syntagma a favor del 'no', que coincidirá con otro en defensa del 'sí' convocado por una plataforma de formaciones, empresas, sindicatos y ayuntamientos y que se celebrará en el antiguo estadio olímpico.

Las últimas encuestas dan un estrecho margen de victoria al 'sí', frente al 'no', con 44,8% de los ciudadanos que se posicionan a favor de la propuesta de acuerdo presentada por los acreedores, frente al 43,3% que la rechazan. El porcentaje de indecisos alcanza un 11,8%.

Las negociaciones seguirán el lunes

Sea cual sea el resultado, el Gobierno griego retomará las negociaciones con los acreedores el lunes, según ha declarado el secretario general de coordinación del Ejecutivo heleno, Christoforos Vernardakis, que ha señalado además que Atenas está dispuesto a concesiones, pero que necesita una reestructuración de la deuda. "Si esto no ocurre, independientemente del resultado del referéndum, recibiremos un golpe", explicó.

"Si hay una victoria clara del 'sí', será el pueblo griego el que haya decidido implementar esta política;  y estará claro que Tsipras no puede llevarla a cabo"

Vernardakis confía "en el triunfo del 'no'", pero si se produce una amplia victoria del 'sí' reconoce que, entonces, el Gobierno griego estaría obligado a dimitir. "Si hay una holgada victoria del 'sí', una victoria clara, será el pueblo griego el que haya decidido implementar esta política, y entonces estará claro que Tsipras no puede llevarla a cabo", dijo.

El funcionario calificó a Tsipras de "político honesto" que "no suscribirá algo en lo que no cree, algo contrario al mandato que tiene".  La victoria del "no", o un escaso margen a favor del "sí", a juicio del funcionario, significaría que el Gobierno debe seguir batallando aunque puede hacer algunas concesiones que considere necesarias. En cuanto a la posibilidad de convocar nuevas elecciones, Vernardakis señaló que "iremos a las urnas, pero no ahora, sino más tarde, para renovar el mandato de la gente".