Público
Público

Tsipras recuerda a Alemania que nunca indemnizó a Grecia por los crímenes nazis

Atenas pedirá a Berlín reparaciones de guerra y la devolución del préstamo forzoso que dieron los griegos a la Alemania de Hitler, que el Parlamento heleno estima en 11.000 millones

Publicidad
Media: 4.62
Votos: 21
Comentarios:

Alexis Tsipras, durante su intervención en el Parlamento griego. - REUTERS

ATENAS.- En su primer acto público tras jurar como primer ministro, Alexis Tsipras visitó un memorial para honrar a los griegos que murieron luchando contra la ocupación nazi. Un gesto cargado de mensajes dirigidos, sobre todo, a Alemania. 

Este domingo, el nuevo jefe del Ejecutivo heleno anunciaba en el Parlamento que reclamará al Gobierno alemán la devolución del préstamo forzoso que dieron los griegos a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y exigirá reparaciones de guerra para las víctimas de la ocupación.

"Es un deber moral no solo hacia nuestro pueblo, sino también hacia todos los pueblos de Europa que lucharon contra el fascismo", destacó Tsipras al presentar su programa de Gobierno. Alemania ha rechazado repetidamente acceder a esta reivindicación 70 años después el fin de la guerra.

El préstamo obligatorio de 476 millones de reichsmark (moneda utilizada en Alemania hasta 1948) nunca fue devuelto a Grecia. En 2012, una comisión del Parlamento alemán estimó en cerca de 7.000 millones de euros el valor actual del préstamo. Otra comisión del Parlamento heleno, por su parte, llegó a la conclusión de que serían 11.000 millones.

A ello se añadirían reclamaciones por la devastación de las infraestructuras de Grecia por parte de los nazis, costes difíciles de cifrar, pero que, según algunas estimaciones de expertos, alcanzarían los 162.000 millones de euros.

Durante su discurso ante los diputados griegos, Tsipras, que anunció un revolucionario plan para afrontar la crisis humanitaria del país, elogió el trabajo del nonagenario Manolis Glezos, figura emblemática de la resistencia contra los nazis y eurodiputado de Syriza.

Entre las primeras medidas reveladas por el primer ministro griego se encuentran la entrega de ayudas inmediatas en alimentación, electricidad gratuita y pleno acceso a la sanidad de los más castigados por al crisis. Asimismo, también informó de la recontratación de los empleados públicos que fueron despedidos a tenor de las exigencias impuestas por la troika en el marco del programa de rescate actual.

"Es un programa realizable. Quiero una solución que sea posible económicamente y que permita el desarrollo que necesitamos", ha defendido este lunes Tsipras. Tras las críticas recibidas tras la presentación de su plan, el jefe del Ejecutivo griego ha reiterado que sus propuestas no son rupturistas ni deben suponer nuevas cargas para los ciudadanos de la Unión Europea.

"Si nos ponemos de acuerdo de que la austeridad fue desastrosa, la solución se alcanzará por medio de negociaciones", dijo Tsipras durante su intervención en el Parlamento, donde añadió que la deuda ha "sobrepasado el 180%" del producto interior bruto.

Tsipras aseguró que su Gobierno quiere respetar sus obligaciones hacia el Tratado de Estabilidad, pero añadió que "la austeridad no forma parte de ese tratado". "Queremos dejar claro a todos que no negociamos nuestra soberanía nacional, no negociamos el mandato del pueblo", recalcó.

El primer ministro subrayó que en las elecciones el pueblo dio un mandato claro para acabar con la austeridad y para un cambio de político y acabar con el programa vinculado al rescate. "Por eso el nuevo Gobierno no tiene derecho a pedir la prórroga de este programa", sostuvo Tsipras quien explicó que por ese motivo su Gabinete "solo pide un programa puente hasta concluir las negociaciones para elaborar conjuntamente un programa de crecimiento".