Público
Público

Los tuareg quieren firmar la paz con el Gobierno de Malí

El Movimiento Nacional de Liberación del Azawad pide que Francia, Estados Unidos, Naciones Unidas, la Unión Europea medien en las negociaciones para que se ponga fin a la pobreza en ese territorio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA), que reclama la independencia de este territorio para los tuareg, solicitó este miércoles la apertura 'inmediata' de un proceso de negociaciones con el Gobierno de Malí para 'fijas las condiciones del ejercicio de la autoridad, la administración y el desarrollo' en el Azawad, tras el repliegue de los grupos islamistas armados presentes en la zona. Esta propuesta de paz llega en momento clave en el país africano, cuando las tropas francesas avanzan ciudad a ciudad combatiendo a los yihadistas mientras que los tuareg, en guerra paralela con el Gobierno maliense y los islamistas, habían saludado la entrada del país galo en el conflicto.

La formación tuareg ha pedido a través de un comunicado que 'se designe a un negociador neutro, internacionalmente reconocido y acordado por ambas partes', al tiempo que ha pedido que Francia, Estados Unidos, Naciones Unidas, la Unión Europea (UE), la Unión Africana (UA) y la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) participen como observadores. Asimismo, ha recalcado 'la existencia del Azawad como una entidad' y, en este sentido, ha dicho que 'la población del Azawad se adhirió de forma voluntaria a Malí tras su independencia, siempre a partir del respeto de su cultura y su dignidad'.

Los tuareg denuncian 'la pobreza y el abadono' del Azawad y piden que se atienda a su población'Teniendo en cuenta la pobreza, el abandono y el desprecio contra las poblaciones del Azawad por parte del Gobierno de Malí, el MNLA pide que se pongan en marcha servicios sanitarios, se permita el acceso al agua potable y la electricidad, se satisfagan las necesidades urgentes en materia de alimentación y se reabran los centros escolares', ha apuntado. En este sentido, las condiciones de vida 'degradantes' de las poblaciones refugiadas y desplazadas y ha pedido que se pongan en marcha todas las medidas necesarias 'para permitir su regreso rápido a sus hogares'.

Por otra parte, ha recalcado su compromiso en la lucha contra el terrorismo y ha resaltado que 'no aceptará ninguna presencia militar maliense' en las zonas bajo su control antes del fin de las negociaciones con Bamako. 'El MNLA da prioridad a una solución política a la cuestión del Azawad'. Por último, ha denunciado ante la comunidad internacional los 'múltiples abusos' cometidos por el Ejército en las zonas ocupadas en el marco de la ofensiva militar contra los grupos islamistas armados que se hicieron con el control de la región tras el éxito del levantamiento del MNLA en abril de 2012.

La reentrada del Ejército de Malí en el Azawad plantea un problema para el MNLA, cuyo principal rival son precisamente las Fuerzas Armadas del país africano, ante la posibilidad de que, aupado por las tropas francesas, Bamako deje morir sus reivindicaciones territoriales y se vuelva al status quo existente en enero de 2012, justo antes de que lanzara su ofensiva para hacerse con el control de la región, algo que consiguió en marzo, tras lo que declaró la independencia del territorio.

A pesar de la declaración de independencia del MNLA, ni Malí ni la comunidad internacional reconocieron el paso dado por el grupo tuareg. Los tuareg han protagonizado varios levantamientos para conseguir que se reconozca la autonomía de dicho pueblo o la creación de un país propio en la región.

La reentrada del Ejército de Malí en el Azawad plantea un problema para el MNLA

A principios de enero, estos grupos islamistas comenzaron a avanzar hacia la línea de demarcación en la región de Mopti, mientras que varias unidades de los grupos yihadistas presentes en la zona se desplegaron al sur de Tombuctú, ciudad que ya está bajo control del Gobierno central gracias a la operación militar lanzada con el respaldo de París.

Este avance provocó que Francia decidiera lanzar una operación militar en respuesta a la petición de ayuda militar formulada por las autoridades malienses. Desde entonces, los grupos islamistas se han retirado sin prácticamente presentar batalla, si bien la zona no está todavía controlada por las autoridades.

El Gobierno español está dispuesto a mandar militares a la fuerza de protección que deberá garantizar la seguridad de la misión de entrenamiento de la Unión Europea en Malí (EUTM Malí), pero se mantendrá 'dentro del límite' de 50 efectivos autorizados por el Congreso de los Diputados. Según han informado fuentes del Ministerio de Defensa, España finalmente ha accedido a 'cooperar' en esta misión con sus socios europeos en 'otras acciones más allá de la instrucción', para la que se había comprometido inicialmente y a la que hasta ahora había circunscrito su apoyo.

En concreto, durante la reunión celebrada este miércoles en Dublín, el secretario general de Política de Defensa, Alejandro Alvargonzález, ha ofrecido, en nombre del ministro, Pedro Morenés, la contribución de España a la fuerza de protección, una de las necesidades que permanecen pendientes de cerrar por completo para poder lanzar la misión.