Publicado: 22.01.2016 17:31 |Actualizado: 22.01.2016 17:32

Túnez decreta el toque de queda en medio de una nueva ola de protestas

La medida estará en vigor en todo el país durante la noche. Las manifestaciones contra el elevado desempleo se extienden de Kasserine a otras ciudades.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
Un grupo de manifestantes participa en una marcha para reclamar trabajo y mejoras regionales al Gobierno de Túnez.- EFE

Un grupo de manifestantes participa en una marcha para reclamar trabajo y mejoras regionales.- EFE

TÚNEZ.- El Gobierno de Túnez ha impuesto un toque de queda a partir de este viernes durante la noche en todo el país. La medida, que estará en vigor desde las 20.00 hora local hasta las 05.00 de la madrugada, llega en medio de las protestas que comenzaron a principios de semana en Kasserine, en el centro, y se han extendido a otras ciudades para denunciar el elevado desempleo. 

Según ha explicado en un comunicado, el Ministerio del Interior ha tomado la decisión tras "los ataques contra bienes públicos y privados", en referencia a las comisarías de policía y otros edificios atacados. Asimismo, ha advertido de que la continuación de tales actos supone un peligro para la seguridad del país y sus ciudadanos. Asimismo, el ministerio ha advertido de que aquellos que infrinjan el toque de queda serán llevados ante la Justicia.

El pasado martes ya se decretó una medida similar en Kasserine que no fue respetado. Este jueves, varios miles de personas se manifestaron ante la oficina del gobierno local en la ciudad, donde comenzaron las protestas después de que muriera electrocutado un joven que protestaba después de que le denegaran un empleo público. 



La Policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que intentaban irrumpir en edificios gubernamentales en otras localidades, Jamduba, Beja y Skira, y en Sidi Bouzid, donde los jóvenes coreaban "empleo u otra revolución". Túnez cerró 2015 con un 15% de paro respecto al 12% de 2010, cuando estalló la Primavera Árabe en este país, precisamente por el escaso nivel de empleo y con un joven quemándose a lo bonzo como detonante. Ahora, el país está registrando las peores protestas desde la revolución que provocó la caída del presidente Zine el Abidine Ben Alí hace justo cinco años, el 11 de enero de 2011.

Ante ello, el primer ministro tunecino, Habib Essid, advirtió este jueves contra el riesgo del uso de las manifestaciones contra el desempleo en el país por parte de grupos extremistas "para cometer atentados". En su comunicado, reclamó a las fuerzas de seguridad que "muestren contención a la hora de hacer frente a las protestas pacíficas", recordando que Túnez hace frente a una situación delicada debido a la "amenaza terrorista".

"Somos conscientes de las dificultades a las que hacen frente los desempleados y entendemos sus demandas y las de los graduados universitarios", señaló, en referencia a las protestas de estos sectores de la sociedad. El Gobierno aprobó el miércoles un paquete de medidas para hacer frente a las protestas, unas medidas "inminentes y urgentes" que incluyen el empleo de 5.000 personas sin trabajo y la "aplicación de un nuevo mecanismo de empleabilidad".