Público
Público

Túnez estrena la Constituyente elegida en las urnas

Los islamistas de Ennahda y dos partidos de centroizquierda se reparten los puestos clave

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El sueño de una Asamblea Constituyente elegida en las urnas se hizo realidad ayer en Túnez. Esta institución, que deberá dotar al país de una Carta Magna democrática en el plazo de un año, celebró ayer una sesión inaugural calificada de 'histórica' por el aún presidente interino del país, Fouad Mebaza.

'Hoy [por ayer] se inaugura la Segunda República, que consagrará los principios de la revolución para rendir un homenaje a los jóvenes que murieron por ella', declaró Mebaza. Los miembros de la Constituyente fueron elegidos el 23 de octubre en las que fueron las primeras elecciones democráticas, no sólo tras la caída del dictador Zin el Abidín Ben Alí, el 14 de enero, sino en toda la historia de Túnez.

Tres formaciones se reparten el grueso del poder en la Asamblea: los islamistas moderados de Ennahda, el partido más votado en las elecciones, y dos pequeños partidos del centroizquierda, el Congreso por la República (CPR) y el Foro Democrático por el Trabajo y las Libertades (FDTL o Ettakatol), segundo y tercero respectivamente en cuanto a número de sufragios.

Estas formaciones, que reú-nen 138 de los 217 escaños, concluyeron el lunes un acuerdo para repartirse los puestos claves del Estado. El cargo de primer ministro del futuro Gobierno interino, el de más peso político, recaerá sobre Hamadi Yabali, secretario general de Ennahda. Mustafá ben Yaafar, del FDTL, fue elegido ayer presidente de la Asamblea Constituyente, mientras que la presidencia de la República recaerá en Moncef Marzouki, líder del CPR.

Mientras los parlamentarios tomaban posesión de sus escaños, un millar de personas, según Reuters, se manifestaban ante las puertas del edificio. Muchos eran familiares de víctimas de la revolución, que siguen esperando las prometidas compensaciones. Entre ellos, la madre de Mohamed Bouazizi, el joven vendedor ambulante de verdura cuyo suicidio a lo bonzo detonó las protestas populares que acabaron con la dictadura en Túnez.