Publicado: 23.03.2014 17:01 |Actualizado: 23.03.2014 17:01

Turquía derriba un avión sirio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha confirmado que cazabombarderos F-16 turcos han derribado un avión sirio que había penetrado en el espacio aéreo de Turquía. "Un avión sirio ha violado nuestro espacio aéreo. Nuestros F-16 despegaron y atacaron a este avión. ¿Por qué? Porque si violas mi espacio aéreo, el bofetón de respuesta será fuerte", ha afirmado Erdogan en un acto político.

Por su parte, el régimen sirio lamentó esta "agresión militar sin precedentes y absolutamente injustificada contra la soberanía y la integridad territorial de Siria". Calificó este hecho de "política agresiva del Gobierno de (el primer ministro turco, Recep Tayyip) Erdogan" y una señal de apoyo a los grupos terroristas armados que "han tomado la frontera con Turquía como un punto de lucha armada para matar a ciudadanos sirios inocentes y destruir infraestructuras" de ese pueblo.

Según la fuente militar, este ataque demuestra la participación real de Turquía en lo que está sucediendo en Siria desde comienzos de la crisis, y refleja "el fracaso y la incapacidad de Erdogan en abordar las necesidades de la población turca, que sale a diario a manifestarse contra él y a exigir la caída de su régimen". Siria exigió al Gobierno turco que detenga "la agresión y su apoyo al terrorismo, y que respete las decisiones del Consejo de Seguridad (de la ONU), sin involucrarse en aventuras militares inútiles e injustificables".

Es la primera vez que el Ejército turco derriba un avión militar del país vecino, que se encuentra inmerso en una guerra civil desde hace ya tres años. A finales de 2012, varios obuses sirios impactaron en el territorio de Turquía. Uno de ellos causó cinco muertos en Akçakale, un pueblo de la provincia fronteriza turca de Sanliurfa.

En represalia por esa acción, que fue condenada por numerosos gobiernos occidentales y la OTAN, Turquía bombardeó durante horas el territorio sirio, lo que causó también la muerte a varios soldados leales al presidente Bachar al Asad. Tras esos incidentes, la OTAN decidió desplegar en la frontera seis baterías de misiles Patriot para defender a Turquía de posibles ataques desde Siria, pero que debían servir como un elemento de disuasión y ayudar a reducir las tensiones diplomáticas entre ambos países.