Publicado: 25.07.2015 09:30 |Actualizado: 25.07.2015 09:43

Turquía lanza una segunda operación aérea en Siria contra el Estado Islámico

Los cazas F-16 atacan posiciones yihadistas en Siria, y del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, en Irak. El cambio de la política de Ankara frente a los yihadistas se produce en medio de tensiones en territorio turco

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
Un tanque turco patrulla a lo largo de la frontera con Siria cerca de la localidad de Kilis, en el sureste de Turquía

Un tanque turco patrulla a lo largo de la frontera con Siria cerca de la localidad de Kilis, en el sureste de Turquía el pasado viernes, cuando, por primera vez, Turquía ataca posiciones de del Estado Islámico (EI). EFE/Deniz Toprak

ESTAMBUL.- Las Fuerzas Aéreas turcas han lanzado por segunda vez un bombardeo sobre las posiciones en Siria del grupo armado Estado Islámico, al tiempo que han atacado bases del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) al norte de Irak, según informan medios de comunicación locales.

El viernes, Turquía realizó su primera incursión en el espacio aéreo de Siria, para atacar con cazas F-16 las bases de la milicia yihadista. Este primer bombardeo causó entre 9 y 35 yihadistas muertos.

Tanto las televisión CNNTürk como NTV y el diario Sabah informan de esta operación dentro de territorio sirio, en la que estarían participando un numero indeterminados de cazas F-16 de la base militar de Diyarbakir, y de la que aún no hay confirmación oficial.

El Gobiero turco ha confirmado que las fuerzas aéreas también han bombardeado posiciones del grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak.

El PKK puso hace dos semanas fin a un alto el fuego y desde entonces ha cometido varios atentados mortales contra miembros de las fuerzas de seguridad turcas.

Los aviones lanzaron "munición clásica y moderna" contra "refugios, cuevas, depósitos y puntos logísticos" del PKK en siete zonas del norte de Irak, entre ellas los montes Kandil, donde se hallan los cuarteles centrales de la guerrilla, según informa este sábado la oficina del primer ministro en una nota hecha pública en su web.

Permitirá usar sus bases militares contra los yihadistas


A las 00.12 GMT de la madrugada del viernes, tres cazas F-16 despegaron de la base aérea de Diyarbakir para bombardear durante 13 minutos tres posiciones de los yihadistas en el distrito sirio de Al Bab, al noreste de Alepo, según confirmó hoy el Ejército.

Los aparatos lanzaron cuatro bombas teledirigidas contra dos cuarteles del EI y un punto de reunión, sin necesidad de penetrar en el espacio aéreo sirio.

Turquía anunció también este viernes que permitirá a los países de la coalición antiyihadista encabezada por EEUU utilizar sus bases militares, un cambio en la posición mantenida hasta ahora por Ankara.

Turquía no había participado hasta el momento en los bombardeos de la coalición contra los yihadistas en Siria e Irak, que comenzaron en septiembre y agosto pasado, respectivamente.

Este cambio en la política del gobierno turco en funciones hacia Siria que se produce en medio de una escalada de las tensiones en territorio turco. Además, en una amplia operación policial, dirigida en primer lugar contra simpatizantes de la guerrilla kurda, fueron detenidas el viernes unas 320 personas por presunta vinculación con grupos terroristas.

Esta madrugada del sábado, la policía ha detenido a más de 70 personas en varias provincias, muchas de ellas supuestos miembros del PKK o de su ala juvenil y urbana, la YDG-H, informa la agencia semipública Anadolu.

Secuestro de 19 empleados públicos


El comité central del PKK confirmó los bombardeos aéreos mediante un comunicado distribuido por la agencia kurda Firat y señaló que se da definitivamente por roto el alto el fuego que declaró hace dos años y que ya se había vulnerado reiteradamente en las últimas semanas.

"Con este denso bombardeo aéreo, el alto el fuego ha perdido su sentido", declara el comunicado.

Al mismo tiempo, supuestos miembros del PKK secuestraron a un policía en una carretera del sureste de Turquía, cuando viajaba durante un permiso con su familia.

Los asaltantes se llevaron al agente pero dejaron en libertad a su esposa e hijos, informa el diario Hürriyet.

En la provincia de Erzurum, en el este de Anatolia, fueron secuestrados tres trabajadores sanitarios con una ambulancia y esta sábado, se produjo el secuestro de otros 15 trabajadores en la provincia de Sirnak, en el sureste del país.

En el pasado reciente, el PKK ha realizado numerosos secuestros de trabajadores públicos, pero estos se han resuelto normalmente de forma pacífica, sin víctimas ni pago de rescate.