Publicado: 16.03.2014 17:26 |Actualizado: 16.03.2014 17:26

Ucrania denuncia la presencia en Crimea de ultras "autoproclamados observadores" del referéndum

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unos treinta "autodeclarados observadores internacionales", entre ellos un español, se encuentran en Crimea supervisando el referéndum que celebra este domingo la península para unirse a Rusia, según han denunciado medios ucranianos. "La mayoría tiene un interés propio en el voto de Crimea, están supervisando el referéndum", señala el Kiev Post.

Entre ellos se encuentra el valenciano Enrique Ravello, antiguo secretario de Relaciones Internacionales del partido ultraderechista y xenófobo catalán Plataforma per Catalunya (PxC). Ravello aparece en la lista de observadores extranjeros publicada por el diario Ukrainskaya Pravda como "diputado en el Parlamento español por Catalunya".

En declaraciones a los periodistas en Simferópol, la capital crimea, Ravello señaló: "He visto a la gente votar en libertad, así que hay esperanza para la democracia, los derechos humanos, la autodeterminación y la victoria para el pueblo de Crimea". "Aquí hay más libertad que en Catalunya. Crimea es un ejemplo para nosotros en Catalunya", agregó, según los medios ucranianos.

La prensa de Kiev denuncia que entre los autodeclarados observadores se encuentran "ultraderechistas y neoestalinistas" de varios países europeos, como el húngaro Bela Kovacs, eurodiputado por el partido ultraderechista Jobbik. "El pueblo crimeo, al igual que otros pueblos, tiene derecho a expresar su opinión. En este caso a través de un referéndum. Este referéndum es absolutamente legal", dijo en una conferencia de prensa en Simferópol. La prensa ucraniana también critica la presencia del observador Charalampos Angurakis, eurodiputado comunista griego.

El primer ministro del Gobierno instaurado en Kiev, Arseni Yatseniuk, ha pedido a la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) que envíe una misión especial a Ucrania que vaya no solo a la república autónoma, sino también a las regiones del sur y del este. Este organismo, al igual que la Unión Europea y el Ejecutivo interino ucraniano, no reconocen la legitimidad de la consulta, por lo que no están observando el referéndum. Yatseniuk aprovechó la jornada para enviar también un mensaje incendiario: "Quiero decirle a la población de Ucrania que el Estado ucraniano encontrará a todos los instigadores del separatismo y la división que se protegen detrás de los militares rusos. En uno o dos años los hallaremos a todos y los juzgaremos. La tierra arderá bajo sus pies", dijo.

Sobre la extensión de la misión de la OSCE, hablaron en una conversación telefónica la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente ruso, Vladímir Putin. Según la Cancillería de Berlín, Merkel propuso a Putin una "rápida extensión" de la presencia de la organización en Ucrania y el envío de un contingente mayor de observadores al este del país. En la charla, Putin insistió en que el referéndum de Crimea es legal y Moscú respetará el resultado. Asimismo, el presidente ruso reiteró su preocupación por "la tensión creada en las regiones orientales de Ucrania por grupos radicales con la anuencia de las autoridades de Kiev", según un comunicado del Kremlin.

Los medios ucranianos aseguran que en la ciudad oriental de Donetsk, entre 1.000 y 3.000 manifestantes prorrusos intentaron asaltar la sede de la Fiscalía regional y del Servicio de Seguridad (SBU, antiguo KGB). Los manifestantes portaban banderas rusas y coreaban consignas como "Rusia", "Viva Putin". En Járkov también se registraron manifestaciones prorrusas en la plaza Lenin y frente al consulado de Rusia, donde los congregados pidieron el envío de "tropas de paz rusas". En la plaza de la Libertad de esa ciudad, y pese a la prohibición de las autoridades, otro grupo celebró una especie de simulacro de referéndum para "la federalización de Ucrania".

Por otro lado, tanto Estados Unidos como la Unión Europea han vuelto a insistir este domingo que no reconocerán el resultado del plebiscito crimeo, que no se hará público de forma oficial hasta este lunes. "El referéndum es ilegal e ilegítimo y su resultado no será reconocido", afirmaron el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en un comunicado conjunto.

Ambos líderes recordaron que los Veintiocho consideran que la celebración del referéndum "es contrario a la Constitución de Ucrania y el derecho internacional". "La solución a la crisis en Ucrania debe basarse en la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania, en el marco de la Constitución de Ucrania, así como el estricto cumplimiento de las normas internacionales", recalcaron. Barroso y Van Rompuy consideraron que la única solución a la crisis de Crimea pasa por los "procesos diplomáticos" y debe incluir "discusiones directas" entre Moscú y Kiev. Las autoridades comunitarias instaron a Rusia a retirar los efectivos desplegados durante el conflicto, "de conformidad con los acuerdos pertinentes".

Por su parte, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, reiteró al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, que Washington considera que la consulta es "ilegal". El jefe de la diplomacia estadounidense también enfatizó ante su homólogo ruso "el amplio proceso de reforma constitucional" iniciado en Ucrania e instó a Moscú a apoyarlo, dado que es "inclusivo y protege los derechos de las minorías".

Mientras tanto, los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) prevén aprobar el lunes sanciones personalidades rusas, a las que acusan de ser los responsables de la escalada de la tensión en Crimea. Los responsables comunitarios decidirán si aprueban una lista de personas a las que se les congelarían sus activos en territorio europeo y se les prohibiría viajar a la UE. La lista podría estar compuesta de un centenar de rusos y unos siete ucranianos según indicaron fuentes comunitarias.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión acordaron la semana pasada una primera ronda de sanciones contra Rusia mediante la suspensión de la negociación para liberalizar visados y para un nuevo acuerdo marco. Los ministros podrán mañana pasar a la segunda fase de sanciones acordada por el Consejo Europeo, que incluye la restricción de visados y activos e incluso la cancelación de la preparación de la siguiente cumbre entre la UE y Rusia. Habría aún una tercera fase. Dan Pfeiffer, un alto asesor del presidente de EEUU, Barack Obama, anticipó que Washington impondrá sanciones "en los próximos días" contra Moscú si el Kremlin no da marcha atrás en su intervención en Crimea.