Publicado: 08.04.2014 08:15 |Actualizado: 08.04.2014 08:15

Ucrania lanza una operación "antiterrorista" en Járkov, la segunda ciudad del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las fuerzas especiales de la Policía ucraniana lanzaron a primera hora de este martes una operación "antiterrorista" en la localidad de Járkov —en el este del país— y desalojaron la sede del Gobierno regional en la ciudad, que permanecía ocupada desde el domingo. Arsén Avákov, el ministro del Interior del país anunció que han sido detenidos unos 70 "separatistas" prorrusos.

Avákov explicó en su perfil de Facebook que "el centro de la ciudad está bloqueado, así como las estaciones de metro". "No os preocupéis. Una vez que terminemos las reabriremos", añadió. Indicó también que los detenidos son sospechosos de "actividades ilegales relacionadas con el separatismo, la organización de desórdenes masivos y daños contra la salud", así como otros crímenes.

El presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, ya había advertido ayer, en un mensaje a la nación, de que se adoptarán medidas antiterroristas contra los manifestantes que han tomado las armas en el este de Ucrania para hacer frente a las autoridades centrales.

Turchínov acusó a Moscú de estar detrás de las manifestaciones prorrusas y los asaltos a edificios gubernamentales en el este del país y aseguró que la defensa en la frontera con Rusia ha sido reforzada. Anunció, además, que la Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania debatirá en su sesión de este martes "el endurecimiento de la responsabilidad penal por el separatismo y otros crímenes contra el Estado, y la prohibición de partidos políticos y organizaciones civiles que defienden las posturas separatistas y trabajan en contra de su propio Estado".

A esas acusaciones se sumó a última hora del lunes el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, quien dijo que las protestas en el este de Ucrania y el consecuente recrudecimiento de la tensión que se vive en la zona "parecen orquestadas" por Rusia. 

La respuesta de Rusia no se hizo esperar: el Ministerio de Exteriores ruso pidió el lunes a las autoridades ucranianas que pongan fin a la acumulación de fuerzas militares que, según argumenta Moscú, están siendo preparadas para reprimir las manifestaciones en el sureste del país. El Gobierno de Vladimir Putin advierte del grave riesgo de que en Ucrania se produzca una guerra civil. 

"Pedimos el fin inmediato de los preparativos militares, que podrían desencadenar una guerra civil", advirtió el ministerio a través de un comunicado publicado en su página web.

Este fin de semana activistas prorrusos ocuparon varias sedes administativas en las ciudades de Járkov, Donetsk y Lugansk, capitales de regiones homónimas de población rusohablante, pero donde los rusos étnicos no constituyen la mayoría de sus habitantes.

En Donetsk, los manifestantes prorrusos que desde el domingo controlan la sede del Gobierno local proclamaron ayer la independencia de esa región ucraniana fronteriza con Rusia.

La República Popular de Donetsk se crea dentro de los límites administativos de la región, leyó el documento uno de los líderes del autoproclamado Consejo Popular de Donetsk, que no reconoce a las nuevas autoridades de Ucrania.

Los ocupantes de la sede gubernamental —una 150 personas, según estimaiones de la policía—, anunciaron además la convocatoria de un plebiscito, "no más tarde del 11 de mayo", para refrendar la declaración de independenia.

Además, los activistas prorrusos pidieron ayuda militar a Moscú para poder "resistir ante la junta de Kiev".