Publicado: 28.02.2014 11:03 |Actualizado: 28.02.2014 11:03

Ucrania pide una reunión al Consejo de Seguridad y estudia declarar el estado de emergencia en Crimea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ucrania pidió este viernes una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para analizar la situación en la península de Crimea, escenario de una creciente tensión entre la mayoría prorrusa y las nuevas autoridades de Kiev. De esta forma, el Parlamento, Rada Suprema, adoptó una resolución para que Naciones Unidas realice un seguimiento de la situación en la república autónoma, cuyo Parlamento convocó ayer un referéndum para ampliar su autogobierno.

Mientras, el secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacionales de Ucrania, Andrei Paruby, no descarta la declaración del estado de emergencia en Crimea tras acusar al Gobierno de Rusia de instigar la ocupación de los dos aeropuertos. "Son grupos separados que dirige el Kremlin", ha señalado, denunciando también otras intentonas similares en distintos puntos de Ucrania, que han sido evitadas por las fuerzas de seguridad. La declaración del estado de emergencia "es una de las opciones existentes en el desarrollo de estos eventos".

"Demandamos que los países garantes del Memorándum de Budapest apoyen que el Consejo de Seguridad de la ONU realice un seguimiento de la situación en algunas regiones de Ucrania, incluida la república autónoma de Crimea", reza la declaración. El documento, que fue leído por el jefe del Parlamento y presidente interino, Alexandr Turchínov, destaca que la situación en Crimea "puede representar una amenaza para la paz y seguridad internacionales".

La Rada aprueba otra resolución para pedir a Rusia que se abstenga de apoyar el separatismo

"En caso de una escalada, exigimos que los países garantes logren que el Consejo de Seguridad adopte acciones urgente con el fin de ayudar a Ucrania como país participante en el TNP (Tratado de No Proliferación nuclear) que no posee armas nucleares", agrega.

A su vez, la Rada aprobó hoy una resolución en la que demanda a Rusia que se abstenga de apoyar el separatismo y deje de dar pasos que atenten contra la integridad territorial ucraniana. En la misma resolución el Legislativo hizo un llamamiento a los países firmantes del Memorándum de Budapest -Estados Unidos, Reino Unido y Rusia- a garantizar el no uso de la fuerza contra Ucrania.

La Rada instó a los países firmantes de Memorándum a iniciar consultas urgentes para aliviar las tensiones, en particular en la república autónoma de Crimea, de mayoría étnica rusa. En ese documento, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia se comprometieron a respetar la soberanía, integridad y fronteras de Ucrania, así como a no hacer uso de las armas contra ella. El Memorándum fue firmado en la capital húngara en diciembre de 1994 en reconocimiento a la decisión de Ucrania de declararse estado no nuclear y desprenderse del arsenal atómico que heredó para entonces desaparecida Unión Soviética.

Los rusos, mayoría en Crimea, acusan a las nuevas autoridades en Kiev de usurpar el poderEl ministro de Interior de Ucrania, Arsén Avákov, denunció hoy el bloqueo por militares rusos de los aeropuertos de Sebastopol y Simferópol, la principales ciudades de Crimea, acción que calificó de "invasión militar y ocupación". Grupos armados ya tomaron ayer la sedes del Parlamento y el Gobierno de la autonomía crimeana, que el dirigente soviético de origen ucraniano, Nikita Jruschov, cedió a la república soviética de Ucrania en 1954.

La capital de Crimea, Simferópol, fue escenario esta semana de diversos enfrentamientos entre la mayoría rusa y la minoría tártara de Crimea. Los rusos, que son mayoría en Crimea, acusan a las nuevas autoridades en Kiev de usurpar el poder al deponer al presidente Víktor Yanukóvich y de querer imponerles la cultura ucraniana. Mientras, los tártaros defienden la unidad e integridad territorial de Ucrania y se oponen a la celebración de un referéndum separatista. En Crimea, península bañada por el mar Negro que acoge una base naval rusa (Sebastopol), vive casi un 60 % de rusos, un 25 % de ucranianos y un 12 % de tártaros.

La Rada Suprema de Ucrania ha aprobado una ley que elimina privilegios a los diputados, sobre todo económicos, aunque mantuvo intacta la inmunidad parlamentaria. Entre los privilegios eliminados están, entre otros, pagas extraordinarias, dietas, atención médica en una clínica gubernamental, uso gratuito del transporte público y de los servicios comunales en sus viviendas.

Los diputados ya no cobrarán doce salarios extraordinarios cuando se jubilen, ni tampoco las dos pagas extras que cobraban cuando se iban de vacaciones. Igualmente, los que concluyan su mandato dejarán de cobrar el salario de diputado durante todo un año después de finalizar la legislatura, privilegio que en algunos casos se extendía a dos años o incluso hasta la jubilación.

El nuevo ministro de Economía ucraniano, Pável Sheremet, llegó este viernes en metro al ministerio en su primer día de trabajo tras ser nombrado ayer para el cargo por la Rada. "Llegué al trabajo en metro. El mundo no se ha detenido", escribió en su Twitter.

En el discurso programático de su recién nombrado Gobierno, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, adelantó ayer que "los privilegios deben ser recortados". "Nos veremos obligados a recortar los gastos de mantenimiento del aparato del Estado. Los mandatarios deben olvidarse de los vuelos privados, coches personales", subrayó el jefe del nuevo Gobierno ucraniano. "Según datos preliminares, las arcas del Estado han sido saqueadas", dijo ayer en la Rada Arseni Yatseniuk, antes de ser investido como primer ministro.