Publicado: 24.03.2016 14:24 |Actualizado: 24.03.2016 14:24

La UE alerta de que DAESH está tratando de conseguir armas químicas y nucleares para atentar en Europa

Los explosivos utilizados en los atentados de Bruselas son más sofisticados y más potentes que los empleados hasta la fecha por los yihadistas.

Publicidad
Media: 1.80
Votos: 5
Comentarios:
Así ha quedado el metro de Bruselas.- TWITTER conductor de autobuses.

Así quedó el metro de Bruselas tras la explosión. 

MADRID.- El Parlamento Europeo ha advertido de que el grupo terrorista DAESH puede estar planeando atentar con armas químicas, radiológicas, biológicas y nucleares en suelo europeo y recomienda a los Estados miembros estar "en alerta" ante esta posibilidad.

La Eurocámara recoge en un informe, publicado el pasado diciembre, las advertencias de varios expertos, que consideran que existe un "riesgo real" de que los yihadistas utilicen estos materiales en futuros ataques contra objetivos comunitarios. "El impacto de un ataque de este tipo, si ocurriera, sería aún más desestabilizador", añade.




"El Daesh ha prometido que los futuros ataques serán más letales y aún más impactantes. Esto ha llevado a los expertos a advertir que el grupo podría estar planeando conseguir armas de deStrucción masiva prohibidas internacionalmente en ataques futuros", señala.

Los Veintiocho se pronuncian así después de que el 'National Risk Register of Civil Emergencies' del Gobierno de Reino Unido advirtiera sobre esta cuestión en 2015 y que el primer ministro francés Manuel Valls planteara también esta cuestión el pasado mes de noviembre.

A su juicio, la sociedad europea no está contemplando "seriamente" la posibilidad de que los grupos extremistas puedan utilizar materiales químicos, biológicos, radiológica o nucleares (CBRN) para atentar en su territorio y, por ello, recomienda a los Estados miembros estar "preparados" e intercambiar información ante un escenario, que sería "peor" que el actual.

¿Quién fabricó los explosivos de Bruselas?

El temor de la Unión Europea conecta con la duda que se plantean los investigadores de los atentados de Bruselas y de la cual se hacen eco medios internacionales como el Financial Times. 

A diferencia de la matanza de París, para los ataques de Bruselas se emplearon explosivos de mucha mayor potencia a los utilizados hasta la fecha por los yihadistas, como los chalecos explosivos empleados en la capital francesa.

Según las primeras investigaciones, los terroristas transportaron los artefactos explosivos en maletas que pusieron encima de un carro de equipaje del aeropuerto bruselense de Zaventem.  Los tres presuntos atacantes llegaron en taxi con maletas y dentro "estaban las bombas". Depositaron sus maletas en un carrito y las dos primeras bombas explotaron. La tercera bomba fue puesta en una bolsa de viaje encima del carrito pero no explotó.

Pero la idea inicial era hacer explotar una carga todavía mayor: el taxista que les llevó al aeropuerto recordó que le había extrañado que no le dejaran ayudar con el equipaje, que indica que el plan original de estos hombres era viajar con cinco maletas a Zaventem.

En un registro en una vivienda de Schaerbeek la Policía encontró un artefacto explosivo, productos químicos y una bandera del grupo terrorista Estado Islámico (EI). Investigadores citados por el Financial Times hablan de cómo el Isis ha perfeccionado sus conocimientos químicos y cómo han sido certeros en sus ataques, lo que hace pensar que los artífices de los artefactos explosivos "saben lo que están haciendo".

Precisamente el documento de la Eurocámara, resalta que las amenazas pueden emanar de personas "altamente cualificadas" que tengan acceso a información y materiales sensibles. En este sentido, recuerda que el Daesh continúa reclutando a cientos de extranjeros combatientes, de los que muchos tienen títulos en física, química o informática.

Según los expertos, estos simpatizantes estarían capacitados para fabricar armas letales a partir de ese tipo de sustancias. De hecho, la Unión Europea ha puesto especial atención en los individuos que regresan de Siria o países de conflicto, están radicalizados y tienen acceso a trabajar en áreas "sensibles".

En sus esfuerzos por reclutar, recuerda que el grupo islamista está utilizando "impactantes imágenes de decapitaciones o ejecuciones en masa", así como aprovechando las redes sociales para distribuirlas entre sus seguidores.