Público
Público

La UE amplía las sanciones a Siria

Reino Unido no descarta una intervención militar contra Irán, pero Francia y Alemania se oponen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea sigue enfrascada en la redacción de su condena a la violencia de Bashar al Asad contra el pueblo sirio, pero este lunes fue un paso más allá en el endurecimiento de su mensaje. Los embajadores de los Veintisiete añadieron a 18 personas más a la lista de sancionados. Se trata de altos cargos del régimen que desde hoy no podrán viajar a Europa ni operar con sus fondos en cuentas europeas. Sus nombres serán publicados hoy en el Diario Oficial de la UE. En total, 74 altos cargos del régimen sirio se encuentran ya en la lista, incluido Al Asad y su hermano Maher, considerado uno de los máximos responsables de la represión.

Por otra parte, los ministros de Exteriores decidieron congelar la financiación de proyectos en Siria a través del Banco Europeo de Inversiones. La entidad había autorizado el uso de 1.370 millones de euros, de los cuales ya ha desembolsado 516.

En una declaración conjunta, los Veintisiete condenaron 'en los términos más fuertes la continua represión brutal y la generalización de violaciones de los derechos humanos' que, según la ONU, ya se han cobrado 3.500 vidas. 'La UE seguirá presionando a la ONU para que esta aumente la presión internacional', declararon los ministros.

'La ONU debe reflexionar', aseguró la Alta Representante para la Política Exterior, Catherine Ashton, quien consideró muy importante el paso dado este fin de semana por la Liga Árabe, que expulsó al régimen de la organización. La llamada va dirigida especialmente a China y a Rusia, que siguen vetando sanciones más drásticas, como defienden los socios europeos y EEUU.

Hoy, el rey Abdalá de Jordania se sumó a la presión internacional pidiendo a su exaliado que se vaya. 'Creo que si estuviera en su piel, dimitiría', dijo el mandatario en una entrevista concedida a la BBC. 'Me aseguraría de que quien viniera detrás de mí tiene la capacidad para cambiar el status quo', añadió.

Por otra parte, el ministro de Exteriores británico, William Hague, aseguró a su llegada a la reunión que no descarta una intervención militar en Irán. 'No estamos considerando eso por el momento, ni lo pedimos, ni lo defendemos. Al mismo tiempo, todas las opciones están sobre la mesa', afirmó, causando un gran revuelo entre sus socios.

Alemania advirtió de que no está dispuesta 'a participar en el debate' porque 'esas discusiones son contraproducentes', en palabras de Guido Westerwelle, ministro de Exteriores. Su homólogo francés, Alain Juppé, señaló que 'una intervención militar sería peor que el mal mismo [del programa nuclear]; entraríamos en una espiral fuera de control'. La declaración conjunta expresó la 'creciente preocupación' por 'la ampliación de las actividades de enriquecimiento' de uranio para 'desarrollar tecnología nuclear militar', pero rechazó imponer sanciones al país.