Público
Público

La UE aprueba una nueva batería de sanciones contra el régimen sirio

Afectan a otras 28 personas relacionadas con el régimen y empresas que colaboran con la represión contra la población civil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobaron este lunes nuevas sanciones contra el régimen sirio, que afectan a 28 personas y a dos empresas vinculadas con la violencia gubernamental. Las empresas están relacionadas con la compra de materiales utilizados en la sangrienta represión del régimen de Damasco, mientras que las personas serían responsables directas de esa violencia, precisaron fuentes diplomátcas.

Todos ellos verán congelados sus activos económicos en la UE y los sancionados tendrán vetado su ingreso a territorio europeo, sumándose a una 'lista negra' en la que ya figuran alrededor de 150 personas y medio centenar de compañías. Los ministros de Asuntos Exteriores aprobaron las nuevas sanciones, ya pactadas de antemano, en un punto sin debate al comienzo de la reunión que celebran en Luxemburgo.

El paquete incluye además una prohibición para que compañías europeas compren armas sirias o den servicios para la exportación de armamento, como transporte o seguros, con el fin de seguir cortando vías de financiación al régimen de Damasco.

La acción se suma a toda una serie de sanciones en ese sentido, entre las que se incluyen un embargo a la compra de petróleo e importantes restricciones a los intercambios financieros. Está previsto que del encuentro vuelva a salir un mensaje de condena a la política del Gobierno de Bashar al Asad y un llamamiento al fin de la violencia y el inicio de una transición política en Siria, según avanzaron fuentes diplomáticas.

Los ministros europeos discutieron anoche en Luxemburgo sobre la evolución el conflicto sirio con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, en un intento por acercar posturas.Ayer, la ONG Human Rights Watch denunció que el régimen empleó bombas de racimo de fabricación rusa en los bombardeos sobre zonas civiles en la última semana.

Las bombas se lanzaron desde aviones y helicópteros en la zona de Maarat al Numan, cerca de la importante autopista que recorre el país de norte a sur. Los rebeldes tomaron la semana pasada esa ciudad cortando la ruta que conecta la capital Damasco con Alepo. Las fuerzas del dictador llevan intentando retomar la zona desde entonces.

HRW ya había denunciado antes el uso en Siria de bombas de racimo, prohibidas en la mayoría de los países, en los meses de julio y agosto. Pero los nuevos ataques reflejan la determinación del Gobierno a retomar el control estratégico en el noroeste.

Lavrov negó ayer las acusaciones echando balones fuera: 'Hay una gran cantidad de armas que entran y salen de forma ilegal en la región, incluyendo Siria y otros países [...] Es muy complicado establecer su procedencia y cómo llegan las municiones que se están empleando allí', dijo.  

Por otro lado, y como sucediera la semana pasada, las autoridades turcas obligaron a un avión armenio que se dirigía a Siria a aterrizar en la ciudad oriental de Erzurum para realizar una inspección. La aeronave de carga volaba desde Armenia a Alepo, según las fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores turco citadas por la cadena NTV. Tras registrar el aparato, el piloto pudo reanudar la ruta.

Turquía autorizó el paso del avión a través de su espacio aéreo, aunque solicitó inspeccionar su carga, declarada como ayuda humanitaria, a lo que las autoridades armenias accedieron. Si la inspección no revela la existencia de carga no autorizada, el avión podrá continuar viaje, indicar las citadas fuentes.

La Agencia de Gestión de Emergencias turca (AFAD) informó este lunes de que ya son más de 100.000 los refugiados sirios que se encuentran en los campamentos que ha organizado Turquía en las fronteras para proteger a los civiles que huyen del conflicto.

En total serían 100.363 personas que están siendo atendidas en una docena de campamentos. Naciones Unidas calcula que para finales de año podría haber hasta 700.000 refugiados sirios en todos los países de la región.