Publicado: 17.03.2016 10:54 |Actualizado: 17.03.2016 10:54

La UE busca legalizar la
expulsión de refugiados

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión se reúnen este jueves y viernes para encontrar una fórmula que les permita sacar adelante el acuerdo con Turquía.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:
Un chaleco salvavidas durante una protesta de Amnistía Internacional frente a la sede de la Comisión Europea en Bruselas. - REUTERS

Chalecos salvavidas, como los que usan los refugiados que tratan de llegar por mar a territorio europeo, durante una protesta de Amnistía Internacional frente a la sede de la Comisión Europea en Bruselas. - REUTERS

BRUSELAS.- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se reúnen este jueves para tratar de encontrar una fórmula para hacer legal el preacuerdo alcanzado con Turquía la semana pasada para deshacerse de todos los refugiados. "Lo más importante, y es algo que no comprometeremos, es la absoluta necesidad de respetar tanto nuestro Derecho Europeo como el Derecho Internacional. Es indispensable, de lo contrario Europa no podrá ser más Europa", ha declarado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en una rueda de prensa la víspera de la cumbre.

Durante las negociaciones de los últimos días se han hecho esfuerzos especialmente enfocados en paliar las críticas recibidas tanto por asociaciones de derechos humanos como por parte de algunos Gobiernos. Los líderes europeos pretenden resolver primero las reservas que existen entre los Estados miembros sobre el contenido del acuerdo y el viernes trasladarán su propuesta definitiva al primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, que viajará a Bruselas para sumarse al encuentro.

ACNUR critica la "ilegalidad" del plan y recuerda que una persona que busca asilo sólo puede ser expulsada "si se salvaguarda su protección".

La medida más polémica es la deportación de refugiados sirios a Turquía, como modo de presión para que quienes buscan protección internacional cejen en su intento de llegar a la Unión Europea. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), entre otros, criticó la "ilegalidad" de este plan y las capitales trabajan ahora en un modelo que asegure el "trato individual" de cada expediente "en Grecia".



El objetivo primordial es defender que no habrá devoluciones 'en caliente' ni colectivas y, por tanto, que se cumplirá la directiva de asilo, la Carta de Derechos Humanos y la Convención de Ginebra. Según recordó ACNUR, que también criticó que la UE no les haya tenido en cuenta en sus conversaciones con el Gobierno turco, una persona que busca asilo sólo puede ser expulsada "si se salvaguarda su protección". De ese modo, la devolución de solicitantes de asilo a terceros países sólo es posible si dicho país asume "la responsabilidd de evaluar la solicitud de asilo", si el expulsado estará "protegido" y si dicha persona podrá solicitar y ser reconocido como asilado conforme a los estándares internacionales y "pleno acceso a la educación, el trabajo, la sanidad y, de ser necesario, a asistencia social".

La Unión Europea ofrece un plan para la reubicación directa desde Turquía de tantos refugiados sirios como sean expulsados desde Grecia, lo que, aseguran, servirá para "romper el modelo de negocio" de las mafias que trafican con personas. Lo que pretenden los líderes europeos es aplicar un principio "uno por uno", en un sistema que debe ser "de naturaleza temporal", según subraya un alto funcionario europeo, que adelanta que si funciona este plan se daría más adelante paso a un programa voluntario para seguir reubicando refugiados a largo plazo.

Las principales organizaciones de ayuda a los refugiados han reclamado rutas legales y seguras para las personas migrantes y una alternativa "humana, legal y responsable" basada en el reasentamiento efectivo de los refugiados en los países de la UE.- REUT

Las principales organizaciones de ayuda a los refugiados han reclamado rutas legales y seguras para las personas migrantes y una alternativa "humana, legal y responsable" basada en el reasentamiento efectivo de los refugiados en los países de la UE.- REUTERS

Otro escollo importante en las negociaciones es la disputa territorial entre Chipre y Turquía, que ha quedado vinculada a los avances en algunas de las disposiciones del acuerdo, por ejemplo, en la apertura de nuevos capítulos en la negociación para la adhesión al club comunitario o agilizar los trámites para poner fin a la política de visados para los turistas turcos.

Chipre avisa de que no aceptará abrir ningún nuevo capítulo para la adhesión de Turquía a la UE si Ankara no asume "sus obligaciones"

El presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, viajó a Bruselas ya este miércoles para mantener contactos previos con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. Anastasiades advirtió a Tusk cuando le visitó en Nicosia esta semana de que no aceptará abrir ningún nuevo capítulo para la adhesión de Turquía si este país no asume "sus obligaciones" y reconoce a Chipre. También consideró "inaceptable" tratar de que la responsabilidad del acuerdo "recaiga" sobre los hombros chipriotas.

La petición de Ankara de doblar hasta los 6.000 millones de euros la ayuda a los refugiados en Turquía que la UE está dispuesta a pagar a cambio de que contenga el flujo migratorio es otra de las cuestiones abiertas. Las fuentes no consideran que sea una de las cuestiones más problemáticas y esperan de los líderes una señal positiva, aunque no está claro si incluirán la cifra de 3.000 millones adicionales o lo dejarán en una referencia a aportaciones adicionales cuando se agoten los primeros fondos.