Público
Público

La UE confirma que España no importó carne de cerdo contaminada

La carne de cerdo contaminada procedente de Irlanda fue enviada a 12 países de la Unión Europea, entre los que no se encuentra España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La carne de cerdo contaminada procedente de Irlanda fue enviada a 13 países de la Unión Europea, entre los que no se encuentra España, y nueve países y territorios no comunitarios, ha informado la Comisión Europea.

Los países del bloque afectados son Bélgica, Reino Unido, Chipre, Dinamarca, Estonia, Francia, Alemania, Italia, Polonia, Portugal, Suecia y Holanda, ha dicho una portavoz de la Comisión en una rueda de prensa. Fuera de la UE, los afectados son Canadá, Japón, Rusia, Singapur, Corea del Sur, Suiza, China y Hong Kong y Estados Unidos, ha agregado.

Como medida de emergencia, los países de la UE tendrán que bloquear todas las importaciones de porcino irlandés y productos procesados de cerdo para evitar que una dioxina que puede causar cáncer entre en la cadena alimentaria.

'Se requiere a los estados miembros que detengan la carne y productos porcinos procedentes de Irlanda y controlen la presencia de dioxina PCB y similares (bifenilos policlorados),' ha dicho la comisaria europea de Salud, Androulla Vassiliou, en rueda de prensa.

La Comisión Europea ha tratado de 'coordinar' las medidas de vigilancia con los 22 países que, según Bruselas, han importado carne de cerdo de Irlanda 'posiblemente' infectada con dioxinas, aunque las pruebas continúan para poder confirmar dicha contaminación.

La CE y los países que han adquirido la carne irlandesa han analizado, por videoconferencia, los últimos datos ante la alarma por la presencia de altos índices de dioxinas en productos porcinos de Irlanda.

España no ha importado por canales directos partidas de esa carne de Irlanda, según ha declarado en Onil (Alicante) el ministro de Sanidad, Bernat Soria, quien ha añadido que su departamento y las comunidades autónomas hacen un seguimiento exhaustivo para detectar si ha llegado por vías pequeñas de distribución.

En la reunión ha participado también la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (AESA), que prepara un informe urgente, previsto para el miércoles, con el fin de evaluar los riesgos para la salud por las dioxinas en la carne de cerdo y otros productos derivados.

Bruselas considera que Irlanda 'ha hecho más de lo suficiente' y que a fecha de hoy las medidas de control bastan, pero en cualquier caso sigue vigilando la situación y si es necesario la UE aprobará otras nuevas, según declaró hoy la comisaria.

En estos momentos, los países donde han llegado partidas de carne de Irlanda 'están haciendo test' y en uno o dos días se sabrá si hay lotes contaminados con altos índices de dioxinas, según otras fuentes.

La CE recuerda que por ahora 'no hay en el mercado carne contaminada' con dioxinas.

Irlanda ha retirado todas las partidas de cerdos sacrificados después del 1 de septiembre, pues fue a partir de esa fecha cuando se detectaron altos índices de dioxinas en los desechos animales, si bien no toda esa carne está contaminada.

Asimismo, el miércoles analizarán este asunto los jefes veterinarios de la UE y el viernes los representantes de los Veintisiete, que se reunirán dentro del Comité Permanente de la Cadena Alimentaria.

Las autoridades irlandesas hallaron dioxinas tóxicas, del tipo policlorinato de bifenilo, en cerdos de nueve granjas del país que estaban en el matadero.

Se sospecha que los animales resultaron infectados a través del pienso que comieron, que contenía dioxina y que el índice de esas toxinas fue 'el cien por cien' superior a los niveles permitidos por la UE, ha añadido la comisaria.

La comisaria ha indicado que también llegaron a granjas de vacuno de Irlanda piensos con dioxinas, pero la contaminación 'no ha llegado a los productos lácteos'.

La Fefac, asociación europea que agrupa a las industrias de piensos, ha achacado hoy a la falta de control de las empresas de reciclaje de desperdicios alimentarios la contaminación por dioxinas y ha apuntado como causa la combustión de aceites industriales.