Público
Público

La UE, lejos de cumplir su compromiso de acogida de refugiados

Los Estados miembros de la Unión Europea han reubicado a alrededor de 20.000 personas de las más de 90.000 acordadas, desde Grecia e Italia, a apenas tres meses de que venza el plazo acordado.m

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, estrecha la mano del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

En 2015, cientos de personas llegaban diariamente a Grecia e Italia en busca de refugio. El cierre de la ruta de los Balcanes, a través de la cual emprendían en su camino al norte de Europa, dejó varadas a miles de personas.

Los Estados miembros de la UE se comprometieron en julio de ese año a compartir la responsabilidad de acoger a estas personas y establecieron cuotas para reubicarlas desde los campos griegos e italianos. El plazo vence en septiembre de 2017, dentro de tres meses, y los países europeos están muy lejos de alcanzar el objetivo: solo han reubicado a 20.869 de las 98.255 acordadas.

La decisión de julio de 2015 de reubicar a estas más de 90.000 personas desde Grecia e Italia afecta a quienes lleguen a estos países hasta septiembre de este año. La Comisión advierte que, aunque se cumpla el plazo, los Estados miembros seguirán jurídicamente obligados a cumplir con lo acordado. Y lo cierto es que, aunque se han quintuplicado los esfuerzos respecto al mismo periodo del año pasado, los países europeos están lejos de acoger a los demandantes de asilo a quienes se comprometieron antes de septiembre.

Malta es el único país de la UE que ya ha cumplido con su obligación al acoger a 137 personas y Letonia está también muy cerca de hacerlo. La Comisión destaca también el trabajo de Alemania, Estonia, Finlandia, Lituania, Luxemburgo y Portugal para lograr el objetivo. Además Irlanda, que participa voluntariamente, ha acogido a más de 400 personas. En la otra cara de la moneda están Hungría, Polonia y República Checa que directamente no participan en el sistema.

Los inmigrantes amotinados en la azotea del CIE de Aluche en Madrid. EUROPA PRESS

La Organización Mundial para las Migraciones, el gobierno griego y una serie de Estados miembros han elaborado planes logísticos para aumentar el número de reubicaciones mensuales, de las 1.300 actuales a 2.000 en junio y 3.000 en julio. España, que hasta ahora ha acogido solo a 886 personas de las 9.323 a las que se comprometió, participa en estos planes.

Más cerca del objetivo de reasentamiento

Los Estados miembros se comprometieron también ha reasentar a 22.504 personas, en principio se habló de 40.000, susceptibles de tener derecho a protección internacional desde terceros países. Los Estados que participan en este acuerdo, eso sí, no son solo miembros de la Unión sino también otros países como Noruega, Suiza o Islandia.

Aquí la UE, que avanza lentamente en los últimos meses, está más cerca de lograr el objetivo. Hasta ahora, 16.419 personas han sido reasentadas mayoritariamente desde Jordania, Líbano y Turquía -el acuerdo con el país otomano también se incluye aquí-, pero también desde Irak, Siria, Eritrea o Sudán. Finlandia, Alemania, Irlanda, Países Bajos, Suecia, Estonia y Reino Unido ya han cumplido con sus obligaciones. Otros países como Francia, Italia o Austria están muy cerca de alcanzar el objetivo acordado.

España, Lituania, Letonia, Dinamarca o Bélgica aún tienen mucho por hacer para respetar el acuerdo. Pero además, el problema en este caso es que son muchos los países no han reasentado a ni una sola persona: Bulgaria, Croacia, Chipre, Luxemburgo, Malta, Polonia, Rumanía, Eslovenia y Grecia. A la Comisión le preocupa que sea este amplio para lograr los objetivos dé al traste con el programa.

Sanciones contra Hungría, Polonia y República Checa

Durante meses, la Comisión Europea amenazó con sancionar a los países que no cumplieran con lo acordado en términos de reubicación de refugiados. Y esta vez, ha cumplido su promesa. Bruselas ha abierto proceso de infracción contra Hungría, Polonia y República Checa que, eventualmente, podrían acabar en denuncia ante el Tribunal de Justicia de la UE y en sanción. Sin embargo, dado que estos procedimientos son largos, se trata más de una cuestión política que legal.

Hungría y Polonia no han acogido a una sola persona y República Checa, lleva sin hacerlo desde mayo de 2016. Tampoco Austria ha participado aún en el sistema de reubicación pero, según la Comisión, ya ha solicitado la transferencia de al menos 50 personas al país.

Otro país que podría sufrir sanciones si no corrige su política es Eslovenia que se niega a acoger a refugiados musulmanes, algo que contraviene el acuerdo.

La reforma de Dublín

Uno de los instrumentos de la política de asilo europea es el sistema de Dublín. Dublín establece que debe ser el país de llegada en el que se pida asilo y por tanto, quienes presenten su petición tras haber llegado de manera irregular a un tercer estado miembro serán reenviados al país de entrada.

Tras la crisis de acogida de los últimos años, Dublín fue suspendido. Además, una opinión de la Abogada General de la UE hace unas semanas, consideraba que quienes cruzaron Europa en 2015, lo hicieron de forma irregular pero con el permiso y hasta el aliento de los países de tránsito. Por lo tanto, entiende la Abogada, no se trataría de una travesía irregular a todos los efectos y estas personas no deberían ser devueltas a los países de entrada.

La Abogada opina además que la de 2015 fue una situación excepcional y que por tanto, Dublín no debería aplicarse en estos casos. Esto supone un golpe más a un sistema ya de por sí contestado por algunos países y en plena revisión en la Unión Europea.