Público
Público

La UE pierde influencia en la lucha por las libertades

La crisis económica mina el atractivo del modelo democrático europeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El poder de la Unión Europea para exportar a otros países los valores de derechos humanos y de democracia está en declive, una decadencia acentuada por el actual contexto de crisis económica mundial, que 'está minando' el atractivo de la democracia para los países ajenos al mundo occidental.

Esta es una de las conclusiones a las que llega el informe Hacia una estrategia de la UE sobre derechos humanos para un mundo postoccidental, que hará público hoy el think tank Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

En su documento, la organización deplora que el 'firme compromiso retórico [de la UE] con los derechos humanos y la democracia' no se traduzca en un aumento de la influencia europea para promover las libertades.

Al contrario. El texto explica que el éxito económico de países como China ha 'roto el nexo de unión entre democracia liberal y desarrollo económico. El texto añade que el atractivo de la democracia liberal occidental se ha reducido mientras que la credibilidad como modelo del capitalismo autoritario al estilo chino ha aumentado en un mundo en el que 'la democracia está en retroceso'.

Las violaciones de derechos humanos en el seno de la UE han debilitado además 'su credibilidad para criticar abusos' en otros lugares. Ejemplo de ello es la política de expulsiones de gitanos emprendida por el Gobierno francés.

La repercusión limitada que tiene la política europea de promoción exterior de derechos humanos queda patente en un segundo informe de la misma organización. Bajo el título La UE y los derechos humanos en la ONU: revisión de 2010, el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores explica que sólo la mitad de las democracias no europeas votaron a favor de las mismas resoluciones de derechos humanos apoyadas por la UE.

Para recuperar su poder de influencia en cuanto a derechos humanos, los dos informes recomiendan a Europa que 'hable menos acerca de los valores abstractos y más de las necesidades tangibles' de los diferentes países. El documento aconseja a la UE que se imponga 'objetivos realistas y concretos'. Por ejemplo, en Irán, recomienda acciones para promover la libertad de expresión, lo que puede ser el primer paso para la ampliación del ámbito de las libertades políticas. Para ser creíble, reitera el texto, 'Europa debe ser fiel a sus propios valores'.