Público
Público

La UE pospone la revisión de su política hacia Cuba

Los 27 pretenden favorecer la mediación de la Iglesia a favor de los presos políticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ministros de Exteriores de los 27 decidieron ayer mantener el bloqueo europeo de las relaciones con Cuba. La presidencia española de la Unión Europea (UE) y, en particular, el ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos, pretendían eliminar la Posición Común impulsada por el ex presidente del Gobierno José María Aznar, que desde hace 14 años impide el desarrollo de relaciones diplomáticas normales con la isla.

Ante la negativa de varios países y debido al inicio del diálogo entre las autoridades cubanas y la Iglesia católica, los 27 han decidido posponer a septiembre su revisión de la Posición Común, que suele hacerse en junio.

El texto supedita cualquier avance en las relaciones, conversaciones comerciales incluidas, a la mejora de la situación de los derechos humanos de los ciudadanos cubanos. La estrategia, férreamente defendida por la UE en los últimos 14 años, no ha dado resultado y varios países mantienen por su cuenta buenas relaciones con las autoridades de la isla.

Durante el fin de semana, La Habana liberó al disidente Ariel Sigler Amaya, quien en sus siete años de prisión quedó parapléjico por una neuropatía. Sigler forma parte del grupo de los 75 prisioneros detenidos en la Primavera negra de 2003. El Gobierno también anunció el traslado de seis presos políticos a cárceles de sus provincias.

Para Moratinos, la mediación de la Iglesia podría marcar un antes y un después. 'Para que este proceso tenga éxito, he pedido a mis colegas que no se adopten posiciones y nos demos un tiempo razonable para que juzguen los resultados'.

Además, Moratinos informó de su reciente reunión con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, y recibió el mandato de sus colegas para 'dialogar' con Cuba para 'establecer una nueva relación bilateral' si mejoran aspectos como los derechos de los presos, de expresión o de participación política.

La secretaria de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, consideró 'prudente' la decisión de los 27, argumentando que 'no hubiera sido positivo' para el diálogo entre el Gobierno y la Iglesia que los 27 expresasen una dura condena de la situación de los derechos humanos. Jorge Moragas, que ocupa el mismo cargo en el PP, subrayó que la Presidencia española no ha conseguido levantar la Posición Común como preveía. 'Los demócratas españoles y cubanos y los disidentes deben estar contentos de que la UE no haya cedido a la presión del régimen castrista', añadió.