Público
Público

La UE prolonga las sanciones a Rusia durante otros seis meses más

El Gobierno ruso critica la medida y asegura que las sanciones "impedirán normalizar las relaciones entre ambas partes"

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, saluda al presidente francés, François Hollande. - EFE

MADRID.- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han acordado mantener las sanciones económicas a Rusia por el conflicto en Ucrania durante seis meses más. La prórroga del castigo, que no expirabaa hasta el 31 de enero de 2017, se aprobará formalmente por los Veintiocho "en los próximos días". La decisión formal se debería producir por el procedimiento escrito a principios de semana, según fuentes europeas.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, han recomendado prorrogar las sanciones tras constatar que los acuerdos de Minsk para tratar de resolver la crisis ucraniana de forma pacífica no se han cumplido plenamente. La ampliación de las sanciones estaba prevista que se dieran, aunque hace varias semanas se hablaba de prorrogarlas durante tres meses más en lugar de seis, a la espera de ver la política que la nueva Administración estadounidense, Donald Trump, que se espera que busque un acercamiento a Rusia.

La decisión de mantenerlas tampoco está relacionada con la intervención rusa en Siria y la situación crítica en Alepo y no hay consenso entre los Veintiocho sobre imponer sanciones a Rusia por sus bombardeos en la ciudad siria. Esta opción fue planteada en la pasada cumbre europea en octubre por Reino Unido, Francia y Alemania y rechazó la mayoría. España, Italia, Hungría y Grecia mantienen su rechazo a imponer sanciones contra Rusia por Siria, según fuentes diplomáticas.

Respecto a las sanciones económicas a Rusia por la crisis en Ucrania, la UE ha aprobado dos rondas de sanciones económicas contra Rusia en julio y septiembre de 2014, que se han venido prorrogando desde entonces. Las sanciones europeas restringen el acceso al mercado de capitales de cinco bancos propiedad del Estado ruso ─el Sberbank, el VTB Bank, el Gazprombank, el Vnesheconombank (VEB) y el Rosselkhozbank─, así como a sus filiales fuera de la UE y a aquellas que actúan en su nombre o bajo su control.

También se restringió la financiación a tres compañías petroleras ─Rosneft, Transneft y Gazprom Neft, filial petrolera del gigante de gas ruso─ y a otras tres compañías de defensa rusas: las empresas de helicópteros y aviones de combate OPK y United Aicraft Corporation y el fabricante de tanques Uralvagonzavod.

En virtud de las sanciones, ni las empresas europeas ni los ciudadanos europeos pueden comprar o vender nuevos bonos, capital de riesgo o instrumentos financieros similares con una madurez superior a los 30 días emitidos por estas empresas y también se prohíbe prestarles servicios financieros como el brokering. Tampoco se pueden dar préstamos a las cinco entidades financieras rusas. Las sanciones también incluyen un embargo a la importación y exportación de armas y material relacionado para Rusia ─nuevos contratos─ y la prohibición de exportar bienes y tecnologías de uso dual, civil y militar, para uso militar en Rusia, a militares rusos y a nueve compañías de defensa mixtas.

Los Veintiocho también endurecieron la exportación de determinados equipos y tecnologías clave para el sector energético ruso, sometiéndolas a un régimen de autorización previo por los Estados miembros y acordaron denegar las licencias de exportación para equipos destinados a la exploración y producción de petróleo en aguas profundas, petróleo de esquisto y exploración de petróleo en el Ártico. También prohibieron los servicios asociados como los servicios de perforación o pruebas en pozos, cortes y servicios de acabado y el suministro de buques flotantes especializados.

"Anormal" situación

Desde Moscú, el Gobierno ruso ha advertido de que prolongar las sanciones impedirá normalizar las relaciones entre ambas partes. "El régimen de sanciones de la UE no permitirá arreglar la anormal situación creada en las relaciones entre Rusia y la UE", dijo el viceministro de Exteriores ruso, Alexéi Meshkov, a medios locales.

Recordó que Rusia no suspenderá el actual embargo a los productos perecederos europeos mientras Bruselas no levante primero sus sanciones económicas. "No tenemos intención de abordar ningún criterio para la cancelación del embargo, ya que nosotros no fuimos los iniciadores del antagonismo sancionador", explicó. Además, destacó que las sanciones tienen un "efecto positivo" en la economía nacional, que se está adaptando a esas restricciones reduciendo su dependencia comercial, financiera y tecnológica de la Unión.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha tachado de "contraproducentes" las sanciones europeas, aunque ha admitido que muchos productores rusos abogan porque el embargo se mantenga el mayor tiempo posible. En junio pasado Putin firmó un decreto por el que prolongó hasta finales de 2017 dicho embargo a productos europeos como frutas y verduras, carnes, pescados y lácteos.