Publicado: 24.02.2014 19:00 |Actualizado: 24.02.2014 19:00

La UE y Brasil evitarán a EEUU en sus comunicaciones con un nuevo cable transoceánico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, mantuvo el lunes sus planes de tender un cable de fibra óptica para las comunicaciones directamente a Europa a través del Atlántico, con el objetivo de reducir su dependencia de Estados Unidos tras las noticias de que Washington espió a Brasilia. Con motivo de la cumbre anual UE-Brasil, Rousseff busca en Bruselas cerrar la financiación para el proyecto de 185 millones de dólares, que podría ejecutarse el próximo año en un intento de blindar el tráfico brasileño por Internet de la vigilancia de Estados Unidos, según responsables brasileños y comunitarios.

"Estamos trabajando en la arquitectura financiera para un vínculo de fibra óptica que sería una conexión directa entre Brasil y Europa", dijo un responsable a la llegada de Rousseff a la capital comunitaria para reunirse con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el del Consejo Europeo, Herman van Rompuy. "Es una cuestión importante para Brasil", dijo Rousseff a periodistas en Bruselas. "No sólo es importante, sino que es estratégico para Brasil". La presidenta brasileña dijo que su propuesta había sido bien recibida por Durao Barroso y Van Rompuy.

Los dirigentes de la UE se muestran favorables hacia la iniciativa de Brasil, después de que documentos filtrados en 2013 por Edward Snowden, un antiguo empleado para la agencia de espionaje de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) que está asilado en Rusia, mostraron que la agencia espió también a la canciller alemana Angela Merkel y a instituciones europeas. Brasil depende de cables submarinos estadounidenses para casi todas sus comunicaciones con Europa. La única conexión directa es vieja y sólo es usada para comunicaciones de voz. "En lo que refiere a(l) ciber(espacio), compartimos un interés común en un equilibrio adecuado entre privacidad y apertura de Internet", dijo Van Rompuy al recibir a Rousseff, aunque no aludió directamente al cable.

Otro funcionario, que pidió no ser identificado, dijo que el plan de Brasil y la UE es parte de una discusión mayor sobre "preservar Internet como un espacio para la libertad de comunicación, administrada transparentemente con total respeto por los individuos". Según el plan, el cable submarino de fibra óptica sería tendido por una asociación conjunta entre la telefónica brasileña Telebras y la empresa española IslaLink Submarine Cables. Telebras tendrá una participación de un 35 por ciento en la empresa, IslaLink un 45 por ciento y el resto podría ser aportado por fondos de pensiones europeos y brasileños. Un funcionario dijo que la participación total de Brasil en el proyecto debería ser superior a un 50 por ciento, por lo que la contribución de los fondos de pensiones brasileños debe ser mayor que la de los europeos.