Público
Público

La UE y Noruega quieren controlar a los otros Breivik

El objetivo es no limitar el foco a la amenaza islamista 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ataques contra la población noruega a manos del ultraderechista Anders Behring Breivik han despertado de golpe a Europa. Los expertos se plantean ahora reforzar la vigilancia de discursos radicales que puedan desembocar en actos terroristas, ampliando así el foco que en los últimos años se había centrado en la amenaza del extremismo islámico.

Los especialistas en lucha antiterrorista de la Unión Europea y Noruega se reunieron ayer de manera extraordinaria en Bruselas para intercambiar información sobre lo ocurrido en Oslo y Utoya, pero también con el objetivo de examinar nuevas medidas con las que afrontar el aumento de los extremismos violentos.

El principal peligro son los imitadores que buscan armas y bombas por internet

Entre los principales riesgos que han detectado está el de los extremistas que quieran seguir el ejemplo de Breivik y busquen en internet formas y materiales para atentar en solitario.

'La cuestión es saber cómo y dónde tendría lugar el ataque y si es detectable', explicó Tim Jones, uno de los asesores del coordinador antiterrorista de la UE, Gilles de Kerchove, en un encuentro con la prensa tras la reunión.

Por eso, los expertos plantean reforzar la vigilancia en la red sobre la venta de productos químicos como los pesticidas, porque podrían usarse para fabricar explosivos, y también apuestan por restricciones en la venta de armas a través de internet.

Las autoridades noruegas juzgarán a Breivik en 2012 por cada asesinato

Además, sugieren mejorar la comunicación entre las fuerzas de seguridad de los países para el seguimiento de sospechosos, con el objetivo de detectar a tiempo a extremistas que quieran ir un paso más allá del discurso radical y planeen atentar.

Uno de los expertos participantes en la reunión lamentó que exista una 'cultura de no compartir información' entre los países de la Unión Europea.

La UE rechaza que se haya centrado tanto en combatir el terrorismo islámico que llegó al punto de olvidar otras amenazas, como la que representa el auge de la ultraderecha, y asegura que siempre vigila 'todas las pistas'.

No obstante, el asesor de Kerchove admitió que 'nadie esperaba un ataque de la magnitud' del pasado viernes y advirtió de que 'no existe una solución mágica' contra todos los riesgos. 'Tenemos que saber cuáles son los factores que llevan a la radicalización en esta o cualquier ideología', apuntó.

Mientras tanto, la Europol ha puesto en marcha un grupo de trabajo con expertos de varios países, entre ellos Noruega, Alemania y Reino Unido, para buscar 'pistas internacionales' relacionadas con Breivik y analizar la amenaza del extremismo de extrema derecha en Europa.

Las autoridades judiciales noruegas informaron ayer de que Breivik no será juzgado hasta 2012 y que será procesado por cada una de las 76 muertes por separado.

Hasta entonces, permanecerá alejado de todo contacto con los medios, más allá de las declaraciones que haga su abogado, Geir Lippestad.La intención de la Justicia es negarle toda plataforma mediática, siguiendo el ejemplo del lunes, cuando determinó que su primera comparecencia ante el juez fuera a puerta cerrada.