Público
Público

La UE y Rusia alcanzan un acuerdo para poner fin a la "guerra del gas"

Se creará una comisión de control del suministro de gas ruso a través de territorio ucranio. Sólo falta la firma de Ucrania, aunque las perspectivas son optimistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Rusia y la Unión Europea firmaron este sábado el protocolo sobre la Comisión de Control del tráfico de gas por territorio ucraniano, que Moscú presentaba como condición para restablecer sus suministros de este combustible a Europa.

Queda, sin embargo, que también lo firme Ucrania, a la que, según declaró el primer ministro ruso, Vladímir Putin, 'la informarán de la firma del documento'.

El primer ministro checo, Mirek Topolanek, cuyo país ostenta la presidencia de la UE y quien se encarga de negociar la salida de la crisis del gas entre Rusia y Ucrania, dijo ver con 'sensatez' las perspectivas de este acuerdo, al que, según dijo, 'aún le faltan varias firmas'.

'Espero que si también en otras partes firman este documento, sólo nos quedará congratularnos de la rapidez con la que empezará a cumplirse sus cláusulas', indicó.

Además de las firmas de las autoridades ucranianas, el protocolo, suscrito en nombre de la Unión Europea por Martin Riman, ministro de Industria y Comercio de la República Checa, también deberá ser aprobado por el comisario para la Energética de la UE, Andris Piebalgs.

Al mismo tiempo, no descartó que Ucrania firme pronto el protocolo, cuyos detalles por el momento siguen sin conocerse.

'Las negociaciones del viernes en Ucrania me infunden cierto optimismo y creo que no habrá obstáculos para la firma del protocolo por la parte ucraniana', dijo Topolanek, quien tras su reunión con Putin en la residencia campestre de Novo Ogariovo tiene previsto regresar a Kiev, donde le espera la primera ministra ucraniana, Yulia Timoshenko.

La primera ministra, a diferencia del presidente Víctor Yúschenko, se ha mostrado desde el comienzo mismo dispuesta a suscribir el protocolo.

Esta mañana, a su llegada a Moscú, el primer ministro checo dijo contar con un 'acuerdo verbal' con Ucrania para el despliegue de observadores rusos y europeos en territorio de ese país para controlar el tránsito de gas ruso hacia Europa.

'Tenemos un acuerdo verbal sobre el despliegue de la comisión de seguimiento en las estaciones de entrada y salida del gas, tanto en territorio de Ucrania como de Rusia', dijo Topolanek al inicio de una reunión con Putin.

El jefe del Gobierno checo dijo también haber conseguido un acuerdo sobre la presencia de expertos rusos en territorio de Ucrania y ucranianos en territorio de Rusia.

Topolanek propuso a Rusia iniciar el despliegue de los grupos de seguimiento e indicó que los expertos 'ya están tanto en Moscú como en Kiev'.

La negativa de Kiev a aceptar expertos rusos había impedido hasta ahora la creación de un mecanismo internacional de supervisión del tránsito del gas por Ucrania, condición que exige Moscú para reanudar el paso de carburante a Europa.

En Ucrania también provocó recelos la participación en el mecanismo de control de las empresas europeas que importan el gas ruso y que, por tanto, dependen del consorcio gasístico ruso Gazprom.

Aunque con lentitud y tira y afloja, el problema del tránsito del gas ruso por Ucrania, por donde pasa el 80% de las exportaciones de Rusia a Europa, se acerca a su solución, mucho más difícil parece la negociación de los suministros rusos directos a Ucrania, suspendidos desde el pasado día 1.

 

Putin indicó el jueves que Ucrania debe pagar precios de mercado europeos, que según el jefe del Gobierno ruso son del orden de 470 dólares por mil metros cúbicos de gas natural.

Explicó que, en ese caso, también Rusia pagará a precio de mercado, de 3-4 dólares por mil metros cúbicos y cien kilómetros, por el tránsito por territorio ucraniano del gas ruso hacia Occidente.

Sin embargo Ucrania, que el año pasado pagó 210 dólares por mil metros cúbicos, afronta no sólo el aumento a más del doble de la tarifa sino también amenazas de reclamos por daños y perjuicios.