Público
Público

La UE zanja la polémica por el Sáhara Occidental

Bruselas privilegia a Marruecos con la firma de dos acuerdos comerciales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea dio ayer por zanjado el desmantelamiento del campamento de El Aaiún con la firma de un acuerdo agrícola y otro sobre productos pesqueros con Marruecos. En la primera reunión formal entre los dirigentes de la UE y el Gobierno marroquí tras el violento desalojo del poblado saharaui, ambos socios pasaron de puntillas para no enturbiar unas relaciones 'extremadamente fructíferas', según Taïb Fassi Fihri, ministro marroquí de Exteriores.

'Hemos pasado a una nueva etapa', aseguró Steven Vanackere, jefe de la diplomacia belga, en nombre de la Alta Representante, Catherine Ashton, que eludió presidir la reunión. En una rueda de prensa posterior, Vanackere ni mencionó el Sáhara hasta que fue interpelado. 'No me corresponde expresar satisfacción', respondió al ser preguntado por la actitud de Rabat.

'Ningún suceso va a alterar la relación UE-Marruecos', dice Trinidad Jiménez

Marruecos 'lamenta las víctimas mortales', aseguró Vanackere, quien agradeció a su 'amigo' Fassi Fihri la presencia de su país en las conversaciones con el Frente Polisario en la ONU, foro donde se debe tratar el conflicto, según él.

Fassi Fihri aprovechó para, condenar los 'ataques salvajes y asesinos' de los saharauis, que se saldaron con la muerte de varios agentes de seguridad marroquíes. Fassi Fihri obvió confirmar si permitirá el libre acceso de la prensa, una misión de la ONU o una delegación de la Eurocámara al Sáhara.

A juicio de la jefa de la diplomacia española, Trinidad Jiménez, que ayer se encontraba en Bruselas, la reunión entre la UE y Marruecos de ayer deja 'zanjada a nivel europeo' cualquier disputa. Jiménez aseguró que 'ningún suceso va a alterar la relación que tenga la UE con Marruecos', de una 'importancia fundamental' para España, añadió.

La reunión de ayer no estuvo pues centrada en el desmantelamiento del campamento, sino en acuerdos comerciales que refuerzan el estatus privilegiado de Rabat en Bruselas. Por ejemplo, el acuerdo agrícola permitirá a Marruecos vender en la UE más productos agrícolas con un arancel más bajo.