Público
Público

La última nave de la flotilla intentará llegar hasta Gaza

A bordo del buque irlandés Rachel Corrie' de ayuda humanitaria van una Nobel de la Paz y un ex vicesecretario de la ONU. El Gobierno de Israel advierte de que impedirá que alcance la Franja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El barco de bandera irlandesa Rachel Corrie se acercaba anoche a la franja de Gaza con un cargamento de ayuda humanitaria y 15 pasajeros pese a las advertencias de Israel de que no está autorizado a entrar en las aguas territoriales de Gaza.

El barco ha sido fletado por dos ONG de Irlanda y Malasia y a bordo viajan la premio Nobel de la Paz Mairead Maguire y el ex vicesecretario general de la ONU Denis Halliday. El Gobierno de Dublín ha dicho que los pasajeros no opondrán resistencia al ejército y que obedecerán las órdenes que les den los militares para evitar lo ocurrido en el Mavi Marmara, donde comandos israelíes mataron a nueve activistas e hirieron a decenas.

El Rachel Corrie transporta 750 toneladas de ayuda humanitaria, incluidos materiales de construcción que Israel no permite entrar en Gaza habitualmente, o que últimamente ha autorizado en forma muy limitada, como cemento, medicinas, juguetes y papel. Los pasajeros dijeron que si el ejército se acerca al barco ellos se sentarán en cubierta y no opondrán resistencia. Es casi seguro que las fuerzas armadas lo desviarán hasta el puerto de Ashdod, el mismo destino que dieron a las seis embarcaciones abordadas el lunes.

El primer ministro, Binyamin Netanyahu, dijo a su Gabinete que el Rachel Corrie no llegará a Gaza porque el bloqueo marítimo que Israel declaró unilateralmente sigue vigente y no existe ningún motivo para cambiarlo. Netanyahu hizo que Exteriores divulgara un comunicado justificando esa postura: 'No deseamos una confrontación. No queremos abordar el barco. Si decide navegar al puerto de Ashdod, garantizaremos que llega con seguridad y no lo abordaremos'.

Según el comunicado, el cargamento del barco se inspeccionará en Ashdod y posteriormente se llevará a Gaza 'para beneficio de la población', una vez se haya verificado que no contiene material prohibido.

El Gobierno irlandés también se dirigió a Netanyahu para que permitiera el acceso del barco a Gaza pero Israel se mantenía anoche firme en su negativa. El Rachel Corrie ha sufrido una serie de incidencias en los últimos días, incluidas averías, que han causado el retraso con que ha llegado a la zona. Además, la base en Chipre de la ONG Free Gaza perdió ayer el contacto radiofónico con la embarcación a causa de interferencias.

La emisora del ejército israelí anunció por la mañana que a causa de problemas técnicos derivados del 'sabotaje' cometido por Israel, el barco regresaba a Irlanda. Esta información se desmintió más tarde, cuando se confirmó que el Rachel Corrie se aproximaba a las 20 millas de exclusión que ha declarado Israel. Las cadenas de televisión hebreas transmitieron con bastante detalle las manifestaciones anti-israelíes que se celebraron en Estambul, advirtiendo con gravedad a los espectadores que no se confundieran, que eso no era Teherán ni Gaza, sino Estambul, aunque les costara creerlo.

Por otra parte, en Jerusalén, Bilin, Nilin y otros pueblos de Cisjordania se celebraron manifestaciones de protesta contra la ocupación, aunque con la referencia común de la flotilladel Mavi Marmara. En Jerusalén, la policía isarelí cerró la puerta de Damasco en la ciudad vieja para controlar a los musulmanes que se acercaban a la mezquita Al Aqsa para rezar la oración del viernes.

Mientras tanto, la policía israelí ha ordenado a cuatro parlamentarios palestinos de Jerusalén que abandonen la ciudad santa antes de final de junio o, en caso contrario, serán detenidos de nuevo. Los diputados son Muhammad Abu Tir, Muhammad Totah, Jaled Abu Arafa y Ahmed Atun, todos residentes en Jerusalén.

Durante la pasada madrugada la policía les retiró la documentación y les comunicó el ultimátum, al no haber renunciado ellos voluntariamente a su militancia en Hamás. El Tribunal Supremo de Israel ha dicho que no se opondrá a la deportación. Los cuatro diputados no saben qué hacer y no han descartado la posibilidad de permanecer en Jerusalén, donde con toda seguridad serán arrestados.

Abu Tir fue liberado el 19 de mayo después de cumplir una sentencia de cuatro años por su pertenencia a Hamás. Al día siguiente se le obligó a comparecer ante el juez y un grupo de judíos de extrema derecha estuvieron a punto de darle una paliza en los juzgados.

Decenas de diputados de la organización fundamentalista fueron detenidos en toda Cisjordania poco después de que milicianos palestinos capturasen al soldado Guilad Shalit en 2006. Israel pensó en un primer momento utilizarlos como rehenes, pero no ha logrado que Hamás acepte el canje.