Público
Público

Ultimátum de la Fiscalía de Nápoles a Berlusconi para que comparezca

El primer ministro italiano se 'escapó' a Bruselas para no declarar en el caso de extorsiones por sus fiestas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía de Nápoles lanzó ayer un ultimátum a Silvio Berlusconi, dándole como fecha tope el próximo domingo para que preste declaración por el caso de extorsiones a las que se vio sometido por parte del empresario Giampaolo Tarantini y el periodista Valter Lavitola.

Ambos, según las pesquisas, obtuvieron 800.000 euros del primer ministro italiano a cambio de no revelar que este sabía de la presencia de prostitutas de lujo en sus fiestas. Il Cavaliere tenía que haber recibido ayer a los fiscales en la sede del Gobierno en Roma, ya que es parte lesa en la investigación. Pero, en lugar de permanecer en Italia, Berlusconi se presentó en Bruselas para explicar a las autoridades europeas el plan de ajustes de 54.000 millones de euros con el que pretende conseguir el equilibrio presupuestario en 2013.

Si no accediese, la Policía acudiría a su casa para llevarlo ante los fiscales

Este hecho no habría suscitado ningún tipo de sospecha de no ser porque el Parlamento no ratificará hasta hoy el paquete de recortes y porque el viaje se pactó la semana pasada a petición del Gobierno italiano, cuando Berlusconi ya conocía su cita con los fiscales.

Así lo confirmó el pasado lunes la oficina del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, que, por medio de un portavoz, aseguró que 'la reunión fue solicitada por Italia y se fijó para el martes en función de las agendas semanales de los dos líderes. Es siempre muy complicado saber el horario y la fecha justa de este tipo de citas, ya que las respectivas agendas suelen estar muy llenas'.

Por lo tanto, Il Cavaliere ya tenía previsto en su agenda no comparecer ante los fiscales napolitanos ayer, pero lo que no está nada claro es por qué. Berlusconi ha reconocido en los últimos días haber dado dicha cifra a Tarantini a través de Lavitola. Sin embargo, ha negado haber sufrido cualquier tipo de extorsión, justificando los pagos como una 'donación', dado el mal momento económico del empresario, que está imputado por la Fiscalía de Bari por inducción a la prostitución.

Berlusconi dice que no sobornó a sus chantajistas, sino que les dio donaciones

'A mí no me puede extorsionar nadie', dijo Il Cavaliere el pasado viernes, tras un encuentro con jóvenes del Pueblo de la Libertad. 'He ayudado a una familia con hijos que está pasando por un mal momento económico', añadió.

Uno de sus abogados, Michele Cerabona, envió el lunes una memoria defensiva a la Fiscalía napolitana con esta argumentación, tratando de evitar el cara a cara con los magistrados. De los pinchazos telefónicos efectuados a Tarantini y Lavitola se desprende que la estrategia utilizada por ambospara conseguir dinero de Berlusconi se centraba en el daño que le causaría a su imagen pública otro escándalo sexual.

El fiscal jefe afirma que existen pruebas de que fue extorsionado

De ahí que, a primera hora de la mañana de ayer, el fiscal jefe de Nápoles, Giovandomenico Lepore, avisara en una entrevista a la emisora Radio 24: 'Tenemos pruebas suficientes como para pensar que hubo extorsión, por lo tanto es necesario que el primer ministro preste declaración. La memoria defensiva no basta, porque es sólo una visión unilateral de los hechos'.

Poco después, la Policía Judicial se presentó en la mansión de Berlusconi en Arcore para entregarle una notificación en la que se le daba de plazo hasta el próximo domingo para declarar. En la nota, los fiscales especificaron que estaba obligado a elegir una fecha y comunicar su decisión antes de las 14 horas de hoy. De no hacerlo, se aplicaría el procedimiento rutinario, es decir, una patrulla policial se presentaría en su domicilio y le trasladaría hasta la Fiscalía.

El revuelo que causó la noticia obligó a los fiscales a aclarar que, antes de tomar una decisión de este tipo, como Berlusconi es parlamentario, tendría que solicitar permiso a la Cámara Alta a través de una votación.

Ahora está por ver si Il Cavaliere, que suele tratar de burlar a la Justicia por todos los medios, está dispuesto a llegar hasta ese punto por un caso en el que ni siquiera está imputado. La semana pasada, el semanal L'Espresso publicó un pinchazo telefónico en el que el primer ministro animaba a Lavitola, sobre el que pesa una orden de busca y captura, a permanecer en el extranjero.

Los medios empiezan a hablar de que Berlusconi tendría miedo a que la trama diera un vuelco inesperado y se viera envuelto en un caso parecido al del abogado David Mills, que fue condenado en octubre de 2009 por aceptar dinero de Il Cavaliere a cambio de testificar a su favor en dos juicios.

Aunque quizá no se trate más que de una estrategia para retrasar la entrega de las actas de los fiscales sobre Tarantini, programada para el día 15. Estas incluyen unas supuestas conversaciones telefónicas entre ambos, en las que el mandatario le expresaría al empresario las características físicas que debían tener las jóvenes para sus fiestas. Y, como ha sucedido con el resto de la trama, lo normal es que acabaran siendo publicadas por los periódicos.