Publicado: 06.11.2013 09:55 |Actualizado: 06.11.2013 09:55

El ultra Lieberman se libra de la cárcel y Netanyahu le pide que vuelva al Gobierno

El exministro de Exteriores israelí estaba acusado de abuso de poder y corrupción. El primer ministro celebra la decisión judicial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Avigdor Lieberman, exministro israelí de Asuntos Exteriores y aliado político del primer ministro, Benjamin Netanyahu, fue declarado este miércoles inocente en un caso de corrupción por el Tribunal de la Magistratura de Jerusalén. Lieberman, dirigente del partido Israel Beitenu (Israel es Nuestro Hogar), que ganó los últimos comicios junto al Likud de Netanyahu, estaba acusado de fraude y abuso de poder, lo que le obligó a dimitir como jefe de la diplomacia israelí en diciembre pasado.

El veredicto despeja el camino para que Lieberman regrese al cargo de ministro de Exteriores, que hasta la fecha ostentaba Netanyahu de forma provisional a la espera de que se resolviera el caso de corrupción.

El exministro había sido acusado de designar de forma fraudulenta a Zeev Ben Arie como embajador israelí en Letonia, supuestamente como recompensa por haberle filtrado información reservada. La Fiscalía sostenía que Ben Arie, siendo embajador en Minsk años antes, alertó a Lieberman de la existencia de un requerimiento de información policial israelí a las autoridades de Bielorrusia en una investigación al político por blanqueo de dinero, en un expediente que fue cerrado por falta de pruebas.

Según la imputación, Lieberman convocó entonces a su viceministro y presidente de la comisión de nombramientos en el servicio exterior, Dani Ayalón, para darle instrucciones precisas antes de la reunión en la que se aprobó el controvertido nombramiento. Según determinaron los tres jueces en su veredicto, el testimonio de Ayalón, único testigo del caso, hizo muy difícil que se pudiese declarar culpable a Lieberman, quien, por su parte, siempre defendió su inocencia.

El pasado mes de diciembre, el político se vio obligado a renunciar a su puesto al frente de la diplomacia israelí tras notificarle la Fiscalía que presentaba el acta de acusación. Durante el proceso judicial, Lieberman, que reside en un asentamiento judío, tuvo prohibido ostentar cartera ministerial alguna, aunque sí continuó sus actividades parlamentarias como diputado. "Todo ha quedado atrás, y quiero agradecer a mi familia y amigos que creyeron en la justicia y me apoyaron", dijo Lieberman a su salida de la Corte.

"Te felicito por el veredicto unánime de inocencia y me alegro de tu regreso al Gobierno de Israel a fin de que sigamos trabajando juntos por el bien del pueblo de Israel", dijo Netanyahu en una conversación divulgada por la Oficina del Primer Ministro. El político rehusó detallar sus próximos pasos y se limitó a indicar que ahora su labor es lidiar "con los retos a los que nos enfrentamos".