Público
Público

El ultra republicano Cain niega ser acosador sexual

El favorito del Tea Party en la carrera hacia la Casa Blanca admite que hubo denuncias, pero asegura que no acalló las acusaciones con dinero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ser el favorito tiene sus inconvenientes. Cualquier escándalo se convierte en titular. Herman Cain, el improbable candidato republicano que en este momento lidera los sondeos de su partido, tuvo que desmentir que acosó a dos empleadas del lobby hostelero que presidía en los noventa, aunque admitió que en su momento hubo una queja.

'Nunca he acosado sexualmente a nadie', dijo Cain a la cadena conservadora de noticias Fox, pero 'sí me acusaron falsamente cuando estaba en la Asociación Nacional de Restaurantes' (entre 1996 y 1999), añadió el candidato al asegurar que las denuncias 'carecían de fundamento'.

El aspirante también afirmó desconocer que se hubiera llegado a un acuerdo económico para acallar el asunto, como aseguraba la página web Politico, que reveló la noticia. 'Espero que no fuera mucho porque no pasó nada', declaró Cain .

'Dado que los críticos en Washington no han tenido mucha suerte a la hora de atacar las ideas del señor Cain para resolver la economía y crear empleos, intentan atacarlo de otra forma', afirmó un portavoz del empresario.

Cuando dirigía un lobby hostelero fue acusado de acoso por dos empleadas

Cain es la sorpresa de esta etapa incierta de la carrera republicana, antes de las primarias que empiezan el próximo 3 de enero en Iowa, un preámbulo político sembrado de debates en el que sale gratis hacer grandes declaraciones.

La popularidad de Cain se debe a tres factores: la antipatía que genera Mitt Romney, hasta ahora favorito y que, pese a todo, debería llevarse la candidatura republicana; el batacazo del gobernador de Texas, Rick Perry, que no ha sabido estar a la altura de las expectativas que generó; y, en menor medida, el plan de Cain para simplificar los impuestos, el llamado 9-9-9.

Es decir: 9% de IRPF, 9% de IVA y 9% de impuesto de sociedades, una idea que ha sido criticada por los expertos y ridiculizada por sus competidores, pero que ha calado entre los electores conservadores obsesionados con la presión fiscal y la deuda.

Cain es un personaje singular al que le gusta provocar. Su último vídeo de campaña ha dejado atónitos a sus seguidores y ha generado una increíble publicidad. En él, su director de campaña, Mark Block, aparece en un primer plano vendiendo las ideas del candidato, fumando un cigarillo, algo increíblemente tabú en EEUU. El vídeo termina con un primer plano de Cain esbozando una sonrisa misteriosa, mientras una mujer canta I am America (Yo soy América).

Y luego están sus declaraciones. El empresario ultraderechista ha prometido construir una valla eléctrica en la frontera con México convenientemente protegida por un foso lleno de cocodrilos. En política exterior, su postura es clara: 'Cuando me pregunten quién es el presidente de Ubeki-beki-beki-beki-stan-stan, voy a decir: no lo sé, ¿tú lo sabes?', se jactó recientemente en una entrevista en televisión.

El batacazo de Perry y la antipatía de Romney aumentan su popularidad

En Iowa, Cain obtuvo un punto más que Romney (23% frente a 22%) en el último sondeo del Des Moines Register, un resultado increíble teniendo en cuenta que apenas ha hecho campaña en el Estado.

De hecho, al contrario que sus contendientes, el empresario no se ha centrado mucho en las dos primeras etapas de las primarias (Iowa y New Hamphire), lo que no parece haberle afectado demasiado, otro elemento que los analistas no saben cómo explicar.

Cain ha hecho un poco de todo. El episodio del presunto acoso ocurrió cuando dirigía el lobby de la Asociación Nacional de Restaurantes, puesto al que llegó después de haber dirigido Godfather's Pizza, una submarca de Burger King, donde también trabajó. Las presenta como sus principales credenciales empresariales.

Matemático de formación, nacido en Memphis (Tennessee) en 1945, ya se presentó brevemente a las elecciones presidenciales de 2000 y a las senatoriales de 2004. En los últimos años, era comentarista conservador en una radio de Georgia y en 2010 hizo del Tea Party su plataforma ideológica.