Publicado: 21.05.2014 10:29 |Actualizado: 21.05.2014 10:29

La ultraderecha británica de UKIP encabeza los sondeos para Europa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Partido de Independencia del Reino Unido (UKIP) de Nigel Farage, de exterma derecha, antieuropeo y antiinmigración, encabeza las encuestas de cara a las elecciones europeas, según un nuevo sondeo sobre intención de voto. La consulta, dada a conocer este miércoles por la firma Survation, otorga a la formación de Farage el 32 % de apoyo, un ascenso de cinco puntos respecto a otra publicada el pasado abril.

En segundo lugar se coloca el Partido Laborista, principal formación de la oposición británica, con el 27 % de respaldo, una caída de tres puntos frente a la de abril, mientras que los conservadores de David Cameron subieron un punto hasta el 23 %. El Partido Liberaldemócrata, que está en coalición con los "tories" en el Gobierno británico, obtiene el 9 % de apoyo, un ascenso de un punto, según Survation, que entrevistó a un total de 1.106 adultos entre el 19 y el 20 de mayo.

El UKIP de Farage, que en 2009 obtuvo 13 eurodiputados pero no tiene ningún escaño en la Cámara de los Comunes, es el principal rival de los conservadores del primer ministro británico, David Cameron, en las elecciones de mañana. En los últimos meses, con su discurso antieuropeo y contrario a la inmigración, ha avanzado considerablemente en los sondeos sobre intención de voto.

Farage suspendió este martes su aparición prevista en un "carnaval callejero" organizado por su partido en un popular distrito de Londres ante las protestas que levantó el acto entre los vecinos. A dos días de la votación en el Reino Unido para las elecciones al Parlamento Europeo, UKIP, favorito en las encuestas, congregó a cerca de cien personas en una celebración en Croydon que se suspendió entre acaloradas discusiones que enfrentaron a defensores y detractores de la formación

En los últimos días, UKIP ha tratado de rebajar la polémica que provocó su líder al decir que la gente debería preocuparse si "un grupo de hombres rumanos" se muda a su vecindario, unas declaraciones que Farage atribuyó al "cansancio" y que han llevado a muchos políticos británicos a calificar al partido de racista.

En el acto de en Croydon, uno de los focos de los disturbios callejeros que estallaron en Londres en el verano de 2011, aparecieron dos manifestantes rumanos portando pancartas con símbolos nazis para protestar contra la formación de Farage. Poco después, la banda de música que debía amenizar el acto decidió no seguir tocando y anunció que desconocía que había sido contratada por un partido "racista".

El candidato del partido Winston McKenzie, de raza negra, se enzarzó en una discusión con vecinos de Croydon y reafirmó a través de un megáfono su "orgullo" por representar a UKIP. Ante la ausencia de Farage en el acto, McKenzie, exboxeador, declaró a los medios que si el líder de la formación "no acude es porque es una persona muy sensible".

La situación "muestra cómo los sucesivos gobiernos han fallado en comunidades como Croydon. Una vez fue un lugar donde estar, donde comprar, pero ahora se ha convertido, tristemente, en un vertedero. ¿Cómo pueden pedir a un líder internacional que aparezca en un lugar donde se siente inseguro?", afirmó McKenzie.