Publicado: 22.11.2016 11:58 |Actualizado: 22.11.2016 12:44

La ultraderecha de EEUU celebra la victoria de Trump con el saludo nazi
y al grito de "Hail Trump!"

El movimiento racista y antisemita alt-right (derecha alternativa) da la bienvenida al nuevo presidente: "Hail Trump! Hail our people! Hail victory", dijo su líder en un acto en Whasington el pasado sábado.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Integrantes de la ultraderecha de EEUU celebran la victoria del Trump con el saludo nazi.- THE ATLANTIC

Integrantes de la ultraderecha de EEUU celebran la victoria del Trump con el saludo nazi.- THE ATLANTIC

MADRID.-  "Hail Trump! Hail our people! Hail victory!" Con estas palabras que recuerdan a la Alemania nacionalsocialista y con los brazos arriba, como saludando al führer, ha celebrado el movimiento político de extrema derecha estadounidense alt-right (derecha alternativa) la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales.



Se trata de un grupo marcadamente racista, xenófobo y antisemita liderado por Richard Spenser y patrocinado por National Policy Institute, una entidad sin ánimo de lucro "dedicada al patrimonio, la identidad y el futuro de las personas de ascendencia europea en los Estados Unidos", según su propia definición. El pasado sábado, los seguidores de esta agrupación se congregaron en Whasington para celebrar la victoria del candidato al que han apoyado desde el primer momento y cuyas promesas electorales tienen mucho que ver con su ideario, Donald Trump.

El discurso de Spenser, grabado en vídeo por la revista The Atlantic contenía mensajes racistas y ataques a las minorías sin ningún tipo de barniz. "Estados Unidos era hasta esta última generación un país blanco, diseñado para nosotros y nuestra posteridad. Es nuestra creación nuestra, es nuestra herencia y nos pertenece a nosotros", afirmó mientras sus correligionarios aplaudían y hacían el saludo nazi. Aunque celebran su victoria, el portavoz de este colectivo ultraderechista tuvo a bien criticar al presidente electo por sus posiciones "amigables" con los inmigrantes y los judíos.