Público
Público

La ultraderecha y el centro se unen a Netanyahu con Irán en el punto de mira

El Gobierno de coalición se ha constituido después de siete semanas de negociaciones con el programa nuclear iraní y la cuestión palestina como principales puntos en su agenda internacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Likud Beitenu, alianza derechista que lidera el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, el partido ultraderechista Habait Hayehudí y el centrista Yesh Atid han firmado hoy un pacto de Gobierno tras siete semanas de arduas negociaciones.

'Trabajaremos juntos en cooperación en el nuevo Gobierno para todos los ciudadanos de Israel', dijo Netanyahu en un comunicado tras la firma del pacto con Yesh Atid, precedida poco antes de la rúbrica con Habait Hayehudí.

A la coalición tripartita se sumarán otros dos partidos de centro y centro-derecha: Kadima y HatnuáEl acuerdo, que formaliza una coalición de partidos que van del centro a la extrema derecha que totalizará 70 de los 120 escaños del parlamento, será presentado al presidente Shimon Peres mañana por la tarde, una vez acabado el shabat, en el último día del plazo improrrogable para hacerlo. En un comunicado, Netanyahu prometió además trabajar para 'reforzar la seguridad del Estado de Israel y mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos'.

Por su parte, el líder del partido ultraderechista Habait Hayehudí, Naftali Bennett, calificó al nuevo Ejecutivo, que podría jurar el domingo, como el de 'la gran oportunidad' que no desperdiciará. 'Prometimos durante las elecciones encargarnos del coste de la vida, aumentar la competitividad de la economía y devolver el espíritu judío al Estado y ahora tenemos las herramientas para ello (...) La próxima semana comenzaremos a trabajar, todos nosotros juntos', indicó.

El pacto ha sido firmado poco antes del shabat (en el que no habría sido suscrito) y tras resolverse de madrugada las divergencias de última hora que retrasaron ayer su rúbrica. Bennett y el líder de Yesh Atid, Yair Lapid, renunciaron finalmente en torno a las 01:00 hora local (23:00 GMT) a su nombramiento como viceprimeros ministros, que había originado el rifirrafe.

Bennett encabezará un comité ministerial para el coste de la vida, centralización económica y aumento de la competitividad, mientras que Yesh Atid quedará al frente de un comité conjunto parlamentario sobre aumento del reclutamiento en el Ejército, que pretende extenderse a los ultraortodoxos, según informa la edición digital del diario Haaretz .

Además de Likud Beitenu, Habait Hayehudí y Yesh Atid, integrarán la coalición otros dos partidos de centro y centro-derecha: Kadima y Hatnuá.

El nuevo Gobierno será el primero sin partidos representantes del judaísmo ultraortodoxo desde 1977, a excepción de un breve lapso de tiempo (2003-2005) en la segunda legislatura de Ariel Sharón. Tendrá 21 ministros, frente a los 29 actuales: Likud tendrá siete carteras, Yesh Atid cinco, Israel Beitenu cuatro, Habait Hayehudí tres y Hatnuá dos. Lapid será titular de Finanzas, Benet de Economía y Comercio y Livni de Justicia.

A pesar de anunciar la ansiada consecución del nuevo Gobierno, Netanyahu parecía expresar la decepción de que las cuestiones nacionales habían desviado la atención en Israel a partir de lo que ve como su mayor desafío del nuevo gobierno: la prevención ante la posibilidad de que el archienemigo Irán desarrolle armas nucleares. 'Hay una desconexión en nuestro discurso público entre los desafíos y las amenazas que se están montando en contra de Israel y de la atención pública que está recibiendo, pero no hay una desconexión entre nosotros', dijo a los legisladores de su partido.

Los palestinos han exigido a Israel suspender la construcción de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este Netanyahu dedicará también buena parte de su atención de nuevo a la cuestión palestina en sus conversaciones con Obama, con quien ha tenido una relación irritable. Sin embargo, funcionarios estadounidenses han dicho que Obama no viene con ningún plan de paz y las expectativas de cualquier movimiento rápido al respecto son bajos. Los palestinos han exigido a Israel suspender la construcción de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este, las áreas capturadas en la guerra de 1967 y la que buscan recuperar, junto con la Franja de Gaza, para un futuro estado. Netanyahu ha pedido a los palestinos a regresar a las conversaciones sin condiciones previas, aunque la mayoría de los países consideren que los asentamientos israelíes son ilegales. A pesar de todo, el jefe negociador palestino, Saeb Erekat, dejó entrever un atisbo de esperanza en el nuevo curso político que se abre en Israel: 'Esperamos que este Gobierno israelí opte por la paz y en las negociaciones y no los asentamientos y el dictado', afirmó.