Público
Público

Austria Los ultras austriacos acercan posturas para un futuro Gobierno con una agenda antiinmigración

El líder del ultranacionalista Partido Liberal Austríaco (FPÖ), Heinz-Christian Strache, accede a la invitación del líder del Partido Popular (ÖVP), Sebastian Kurz, para integrar una eventual alianza en el poder.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

Ministro de Asuntos Exteriores de Austria y al líder del Partido de los Pueblos de Austria (OeVP), Sebastian Kurz y Líder del Partido de la Libertad de Austria (FPOe) Heinz-Christian Strache / REUTERS

El líder del ultranacionalista Partido Liberal Austríaco (FPÖ), Heinz-Christian Strache, ha aceptado este martes negociar con el líder del Partido Popular (ÖVP), Sebastian Kurz, la formación de un futuro Gobierno de Austria, con una agenda centrada en la restricción de la inmigración.

"Hemos decidido aceptar", ha declarado Strache a la prensa en Viena, y ha anunciado que fijó con Kurz para el mediodía de mañana, miércoles, el inicio oficial de las negociaciones entre ambos partidos.

El líder ultraderechista, de 48 años, ha contestado así a la invitación "formal" que recibió pocas horas antes del jefe del ÖVP, de 31 años y ganador de las elecciones legislativas del pasado día 15, para integrar una eventual alianza en el poder.

"Nadie debe creer que se lo vamos a poner fácil al ÖVP", resaltó este político, conocido por sus posturas xenófobas y euroescépticas, que hasta ahora ha estado siempre en la oposición.

El líder ultraderechista dice que no lo va a poner "fácil al ÖVP" en las negociaciones

Con respecto a su visión de la Unión Europea, Strache dijo coincidir con Kurz en apoyar una Unión Europea construida sobre una mayor subsidiariedad.

Un modelo en el que "la UE se limite a las áreas esenciales y sea ahí por fin activa, es decir, la protección de las fronteras exteriores, el tema de la migración, la expulsión de los inmigrantes ilegales, la firma de acuerdos de repatriación y ayuda sobre el terreno para evitar más oleadas de refugiados como la de 2015".

En este contexto, acusó a la UE de no haber cumplido en el pasado con sus obligaciones y advirtió de que en el FPÖ consideran su obligación, "como patriotas austríacos y europeos convencidos", criticar los fallos del desarrollo comunitario y exigir reformas.

Kurz reiteró hoy su exigencia de que cualquier aliado en una coalición de Gobierno debe tener una clara orientación europeísta.

Por otro lado, mientras que Kurz expresó ante la prensa el deseo de que las negociaciones puedan concluirse con éxito y rapidez, el líder ultranacionalista abogó por avanzar "a buen ritmo, pero sin precipitarse".

Kurz ganó las elecciones con un 31,5% de los votos

En las legislativas anticipadas del 15 de octubre, el ÖVP de Kurz ganó con el 31,5 % de los votos, seguido de los socialdemócratas, con el 26,9 %, y el FPÖ de Strache, con el 26 %.

El FPÖ, fundado en 1955 por antiguos oficiales nazis, es uno de los partidos populistas más exitosos de Europa, que ya gobernó con el ÖVP entre 2000 y 2006. Aquella coalición, cuando el FPÖ estaba aún dirigido por el fallecido Jörg Haider, provocó protestas en Europa y sanciones diplomáticas temporales por parte de los entonces otros 14 socios comunitarios.