Publicado: 20.05.2014 09:34 |Actualizado: 20.05.2014 09:34

Unasur vuelve a tender puentes para el diálogo en Venezuela

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La misión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el nuncio en Caracas protagonizaron este lunes un maratón de reuniones con el Gobierno y la oposición de Venezuela tendiendo "puentes de comunicación" para retomar el diálogo que había sido suspendido. Nicolás Maduro dijo que no cree que el diálogo se haya "congelado" como han dicho sus adversarios y que, por el contrario, está más caliente que nunca y la prueba de ello es la reunión que sostuvo con alcaldes y gobernadores de todas las tendencias.

Los cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín; Brasil, Luiz Alberto Figueiredo, y Ecuador, Ricardo Patiño, y el nuncio, Aldo Giordano, que han acompañado el diálogo desde su inicio el 10 de abril pasado, sostuvieron este lunes varios encuentros con ambas partes. "Comisión de Cancilleres de Unasur y nuncio abrimos en Venezuela puentes de comunicación otra vez. Avanzamos en varios puntos de la agenda", escribió el ecuatoriano Patiño en un mensaje publicado en la red social Twitter al salir de las primeras reuniones. "Sostener un proceso de diálogo no es fácil, pero hemos encontrado disposición favorable del Gobierno de Venezuela y la Mesa de la Unidad Democrática", agregó el ministro ecuatoriano. Sin embargo, más allá de este avance, ninguna fuente ha informado oficialmente sobre lo conversado o acordado.

Ricardo Patiño: "Hemos encontrado disposición favorable del Gobierno de Venezuela y la MUD"

Tras el encuentro sostenido antes con la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la alianza señaló que los acompañantes de Unasur y el Vaticano "continúan haciendo esfuerzos" para que el diálogo pueda continuar, según su portavoz Ramón Guillermo Aveledo. Fuentes de la reunión indicaron que los cancilleres tienen previsto abandonar Venezuela y dejar un comunicado que será difundo el martes.

Los ministros llegaron el domingo a Caracas y desde entonces se reunieron con los representantes de la MUD y del Gobierno sirviendo de mensajeros de las condiciones de cada una de las partes. Después del primer encuentro con los acompañantes, Aveledo reiteró que no volverán al diálogo mientras el Gobierno no cumpla con los compromisos que, asegura, ha asumido en reuniones pasadas en el marco de estas conversaciones.

Mientras, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aprovechó este lunes un encuentro con gobernantes regionales chavistas y opositores para tratar el tema de la inseguridad al asegurar que no cree que el diálogo con la oposición se haya "congelado" como han dicho sus adversarios y que, por el contrario, está más caliente que nunca. "Hay toda una campaña, 'se acabó el diálogo' ¿se acabó el diálogo? 'se congeló el diálogo', dicen, ¡si ahora es que el diálogo está caliente!, porque hay un debate permanente de todos los temas", dijo el presidente, que agradeció la presencia opositora en esa reunión.

Maduro se refirió así al anuncio que hizo la semana pasada la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de la suspensión del diálogo que se inició el pasado 10 de abril. E insistió en que fue él quien convocó a la oposición a conversar y que esas reuniones con el sector político que le adversa no representan todo el proceso de diálogo pues, en paralelo, también se ha sentado a tratar el tema económico y hoy el de la inseguridad, con sus contendientes. 

Maduro: ¡El diálogo está caliente! Porque hay un debate permanente de todos los temas"

También celebró el "tremendo papel" que ha hecho la misión de cancilleres de Unasur para acompañar el diálogo político, así como el del Vaticano, y señaló que "no puede estar amenazando que se va a levantar de una mesa que ha sido convocada de buena fe por el Gobierno" con la participación del acompañamiento internacional. Apuntó que tal vez se trata de "una campaña para matar el diálogo" del que todos son víctimas, "una campaña de presión mediática desde Miami".

La MUD entregó el domingo un resumen con "todos los detalles" que la llevaron a congelar el diálogo que se activó para tratar de buscar una solución al conflicto político que vive Venezuela y que se ha agudizado desde febrero pasado cuando se inició una ola de protestas antigubernamentales. La oposición pidió al Gobierno la creación de una "verdadera Comisión de la Verdad" que no esté conformada por dirigentes de ninguno de los dos bandos y que se realice la elección de los representantes de los poderes públicos "de acuerdo con la Constitución", lo que no ha sucedido.

También la liberación por motivos de salud del comisario Iván Simonovis, condenado por 2 de las 19 muertes registradas durante el fallido golpe de 2002 contra Hugo Chávez, y la revisión de todos los casos de los que la oposición considera presos políticos, exiliados y procesados. Asimismo, pide la excarcelación de los manifestantes detenidos durante las protestas antigubernamentales.

Blanca Eekhout (PSUV): "Piden una cosa que es imposible, piden impunidad, en medio de la violencia"

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) criticó, por su parte, que la oposición ponga condiciones "imposibles" que llevan a la "impunidad". "La derecha ha puesto condiciones y no ha puesto absolutamente nada de aportes (...), además piden una cosa que es imposible, piden impunidad, en medio de la violencia, en medio de los asesinatos, en medio del terrorismo, ellos quieren que nosotros avalemos un acto de impunidad", dijo la dirigente del PSUV Blanca Eekhout.

Las protestas continuaron el lunes con incidentes localizados en el este de Caracas y en la ciudad andina de Mérida, según medios locales.

El ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, señaló este lunes que existe muy poca presencia de la policía municipal en el estado Miranda, la cual es requerida para combatir la criminalidad en la entidad, según destacó la Agencia Venezolana de Noticias (AVN). Miranda es el histórico feudo opositor del este de Caracas, donde habita la clase media-alta y alta de Caracas, y gobernado por el dirigente de la MUD Henrique Capriles.

"El estado Miranda en sí es donde tenemos ahorita los índices delictivos más altos debido a la cantidad de gente que hay en todos los ejes de la entidad, por eso necesitamos más ayuda, más acción de la policía del estado Miranda. Nosotros sentimos muy poca presencia de la policía de la entidad y se requiere su presencia porque muchas veces tenemos que abordar actividades, acciones por la Guardia Nacional o por la Policía Nacional Bolivariana en espacios que deberían ser abordados por ellos", expresó durante la reunión encabezada por el presidente Nicolás Maduro con gobernadores y alcaldes por la paz y la convivencia en el país.

En transmisión de Venezolana de Televisón, Rodríguez Torres invitó al gobernador de Miranda, Henrique Capriles, y a los 21 alcaldes de la entidad a un encuentro para discutir puntos de interés en materia de seguridad ciudadana a través de la ejecución de planes que rescaten las zonas de esparcimiento y regulen la actividad de los trabajadores informales.