Público
Público

La Unesco admite a Palestina como Estado miembro de pleno derecho

EEUU reacciona a la adhesión anunciando la suspensión inmediata de los fondos que entrega al organismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los palestinos vivieron este lunes una jornada histórica, gracias a una capital, París, que les ha sido diplomáticamente fiel durante décadas y lo sigue siendo pese a la política proisraelí del actual presidente, Nicolas Sarkozy. La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) aprobó la admisión de Palestina como Estado miembro.

La entidad ya sufrió este lunes las primeras consecuencias de Estados Unidos por ese gesto. Washington anunció la suspensión de los fondos que entregaba hasta ahora al organismo, entre ellos los 60 millones de dólares (unos 43 millones de euros) que iba a desem-bolsar en noviembre. Por el contrario, Sarkozy sorprendió a propios y extraños al aceptar que su país votara a favor.

España y Francia están entre los 107 países favorables, frente a 14 en contra

Hacia el mediodía de este lunes, la Embajada israelí tiraba la toalla y dejaba filtrar que daba por inevitable la victoria simbólica de los palestinos, contra la que había estado batallando. Menos de dos horas después, caía el veredicto de la historia, el paso de gigante dado por Palestina: la Conferencia General de la Unesco votaba el ingreso de un nuevo Estado miembro de pleno derecho. 'La Conferencia General ha decidido la admisión de Palestina como miembro de la Unesco', señala la resolución aprobada por 107 votos a favor, 52 abstenciones y 14 votos en contra, en ausencia de 21 países.

'La entrada de Palestina eleva a 195 el número de estados miembros', añadió un comunicado de la Organización, para hacer aún más palpable el mensaje que intentaba enviar este organismo de Naciones Unidas díscolo con EEUU.

España, Rusia, China y la práctica totalidad de los países árabes, africanos y latinoamericanos se pronunciaron a favor. Mientras que EEUU, Alemania y Canadá estructuraron el bloque occidental que votaba en contra y apoyaba el cerrojo de Israel. Países como Italia y Reino Unido, por el contrario, se abstuvieron.

Alemania y Canadá votan en contra, pero Reino Unido e Italia se abstienen

La gran sorpresa de la jornada fue Francia, que votó a favor cuando muchos interpretaban que su posición, ante una incómoda votación que Sarkozy hubiera preferido evitar, iba a ser la abstención.

Ese voto a favor tiene un secreto de fabricación que, probablemente, sonroje a algún diplomático francés. Todavía el viernes pasado, portavoces de la diplomacia francesa engolaban la voz diciendo que su presidente estimaba que 'la Unesco no es ni el lugar ni el momento apropiado' para el reconocimiento, posición que defendió en septiembre, en persona, Sarkozy.

La decisión permite 'borrar una ínfima parte de la injusticia', proclama Al Malki

Sin embargo, hacia la media mañana de este lunes, en los pasillos del Quai d'Orsay (Ministerio de Exteriores), la conmoción fue palpable: el Elíseo daba la orden de votar 'sí'. Colocado ante la disyuntiva con luz y taquígrafos, Sarkozy habrá preferido ceder y retomar la posición estratégica de la diplomacia de Estado francesa desde hace décadas.

Los portavoces del Quai d'Orsay oficializaron entonces, de cara a la galería, el cambio de chaqueta de Sarkozy. 'Hubiéramos preferido que esta cuestión se plantease después de que el tema fuera tratado en la Asamblea General de Nueva York', dijo el portavoz de París. 'Pero como se plantea ahora, tenemos que asumir nuestras responsabilidades. Francia dice sí, Palestina tiene derecho a ser miembro de la Unesco'.

No se hizo esperar la respuesta de EEUU, superpotencia que cuestiona la misión de la Unesco de promover la cultura de la paz, el entendimiento y el progreso del saber humano. Washington destina anualmente 80 millones de dólares (unos 57 millones de euros) a la organización, alrededor del 22% de su presupuesto.

'[La admisión] pone en marcha restricciones legislativas existentes desde hace tiempo que obligan a EEUU a abstenerse de hacer contribuciones', dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, quien calificó de 'lamentable y prematura' la adhesión. EEUU aprobó en los noventa una ley que prohíbe financiar a cualquier agencia de la ONU que admita como Estado miembro a un territorio que no tenga 'atributos [de condición de Estado] reconocidos internacionalmente'.

No obstante, queda por ver si Washington está dispuesto a mantener la suspensión a largo plazo, ahora que ha quedado aislado, y en una época en que China podría sin problemas desembolsar la parte de EEUU. En el precedente boicot financiero de Washington a la Unesco (1984-2003), contaba con el apoyo de Gran Bretaña y otros satélites. En el actual contexto de globalización multipolar y de dispersión del poder financiero, la apuesta parece más delicada.

Pese a la decisión, la portavoz estadounidense abogó por mantener la participación en el organismo. 'Consultaremos con el Congreso para garantizar que los intereses y la influencia de EEUU se mantienen', señaló Nuland, quien consideró que la implicación en la Unesco 'beneficia una amplia gama de nuestros intereses nacionales en educación, ciencia, cultura y comunicaciones'.

Con el realismo algo apesadumbrado que caracteriza a los actuales dirigentes palestinos, el ministro de Exteriores de Palestina, Riyad al Malki, acogió la victoria con comedimiento. Recordó que sólo 'devuelve a Palestina algunos de sus derechos' y que sólo 'permitirá borrar una ínfima parte de la injusticia'.