Público
Público

La Unión Europea abre la puerta a la antigua URSS

Los Veintisiete celebran una cumbre en Varsovia con seis países del Este

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Unión Europea (UE) y seis países de la antigua URSS iniciaron este jueves en Varsovia una cumbre de dos días en el marco del denominado Partenariado Oriental, que espera sentar las bases de la política de vecindad europea hacia el este del Viejo Continente. Esta política es una de las prioridades de la estrategia exterior de Bruselas y sigue el ejemplo de la expansión comunitaria hacia los países de la ribera sur del Mediterráneo.

La UE impulsó esta iniciativa en mayo de 2009 a propuesta de Polonia y Suecia con el objetivo de reforzar las relaciones políticas y económicas con Ucrania, Moldavia, Bielorrusia, Georgia, Armenia y Azerbayán. La cumbre, que se celebra durante la presidencia polaca de la UE, cuenta con la presencia de 33 jefes de Estado y de gobierno: los 27 de la UE y los seis de los países ex- soviéticos incluidos en el Partenariado Oriental. La delegación española la encabeza José Luis Rodríguez Zapatero.

Varsovia aboga por la integración del Este del continente en la Unión Europea

La cumbre arrancó con una cena de honor en la que se debatió sobre el futuro de las relaciones entre la UE y Europa del Este. En las sesiones plenarias que se llevarán a cabo hoy se examinarán los aspectos políticos y económicos de la cooperación, como la financiación del Partenariado Oriental, la colaboración parlamentaria entre Bruselas y los países de la exURSS, el papel de las ONG, la ayuda financiera al Este y la concesión de visados.

Sin embargo, los jefes de Estado y de Gobierno tomarán las decisiones estratégicas sobre la arquitectura del Partenariado Oriental en el futuro, y tendrán que enviar un mensaje político fuerte a favor de la integración europea de los socios orientales de la Unión. El ministro de Asuntos Exteriores polaco, Radoslaw Sikorski, pidió a la UE 'mayor flexibilidad' a favor del Partenariado Oriental.

Varsovia apuesta por la apertura de la UE hacia el Este de Europa y quiere ser el intermediario de esta política comunitaria. Aspira por ello a que Bruselas firme con Ucrania un acuerdo de asociación antes de fin de año, a pesar de las reticencias de países como Alemania a la plena integración económica de la región y la supresión bajo condiciones de los visados.

La situación política en Bielorrusia y Ucrania traba la expansión de la UE

'Nos interesa acabar pronto con las negociaciones con Ucrania', dijo Sikorski, quien anunció 'la apertura de negociaciones' con Moldavia y Georgia.

El primer ministro galo, François Fillon, también puso de manifiesto que los seis países del Partenariado Oriental podrán desarrollarse 'si se produce una mayor integración en el plano económico', pero advirtió de que el camino hacia la adhesión a la UE 'será largo'.

En una entrevista con el diario conservador polaco Rzeczpospolita, el presidente de Georgia, Mijail Saakash-vili, aseguró que 'no tenemos otra salida que intentar integrarnos en la UE, nuestro principal socio comercial'.

La grave situación política en Ucrania, donde está siendo juzgada por abuso de poder la ex primera ministra y líder de la Revolución Naranja, Yulia Timoshenko, y en Bielorrusia, donde el dictador Aleksander Lukashenko machaca a la oposición, son un freno a la expansión de la UE a la Europa del Este. La crisis económica y el escaso interés que demuestran los países del sur de la Unión hacia la región oriental del continente son también obstáculos para una futura adhesión de estos países.