Publicado: 22.09.2015 17:45 |Actualizado: 22.09.2015 18:41

La Unión Europea aprueba el reparto de 120.000 refugiados

Eslovaquia, Rumanía, la República Checa y Hungría han votado en contra de la medida

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Varios refugiados esperan en la oficina extranjera para embarcarse en autobuses con dirección a los centros de refugiados en Bruselas, Bélgica. REUTERS / Yves Herman

Varios refugiados esperan en la oficina extranjera para embarcarse en autobuses con dirección a los centros de refugiados en Bruselas, Bélgica. REUTERS / Yves Herman

BRUSELAS.- Los ministros europeos de Interior han adoptado este martes por amplia mayoría el reparto de 120.000 refugiados, informaron fuentes comunitarias.

En contra de esta medida se ha posicionado el bloque del Este de Europa, en concreto, Eslovaquia, Rumanía, la República Checa y Hungría, mientras que Finlandia se ha abstenido.



"La decisión sobre la reubicación de 120.000 personas se ha adoptado hoy por una amplia mayoría de los estados miembros", señaló la presidencia luxemburguesa de turno de la UE en un mensaje en Twitter.

Pese a que había una mayoría de países miembros a favor del reparto, los países del Este pidieron que se votara por mayoría cualificada en el consejo extraordinario de esa cartera celebrado en Bruselas.

En la práctica, el resultado supone a los países que han votado en contra del sistema de cuotas se les impondrá igualmente una cifra de refugiados a acoger.

En primer lugar, se trasladará a 66.000 personas procedentes de los centros de acogida de Grecia (50.400) e Italia (15.600). En un segundo año se reubicarán las 54.000 restantes plazas que correspondían a personas procedentes de los centros de Hungría en la propuesta original.

120.000 son sólo los refugiados que llegan a Europa en 20 días

Esas plazas, que en principio procederán de Grecia e Italia, pasarán a una reserva, salvo que la situación sobre el terreno haya cambiado o un estado tenga una emergencia, como sería un flujo muy importante de personas debido a cambios en las llegadas en las fronteras.

En ese caso, la Comisión Europea (CE) puede presentar una propuesta de modificación de la decisión para tenerlo en cuenta.

"Hemos trabajado muy, muy duro", recalcó el ministro de Asuntos Exteriores, Asuntos Europeos, Inmigración y Asilo de Luxemburgo, Jean Asselborn, antes de la reunión de los titulares de Interior de los 28, y afirmó que el texto de la presidencia de turno de la UE, que recae en su país, ha sido "equilibrado".

"Pronto nos daremos cuenta de que el emperador está desnudo. Hoy se ha perdido el sentido común", ha escrito el ministro del Interior checo, Milan Chovanec, después de la votación.

Reino Unido, fuera del pacto

La secretaria de Estado de Interior de Reino Unido, Theresa May, reiteró que su país no participará en el sistema de reparto de la UE, pero recordó que está dispuesto a aceptar en los próximos años a más refugiados de los campamentos cercanos a las zonas de conflictos.

May insistió en que el control de las fronteras exteriores y la identificación de los refugiados son esenciales para que funcione la política migratoria.

Una medida "insuficiente", según la ONU

Horas antes de la cumbre, la agencia para los refugiados de la ONU, ACNUR, advertía de que las 120.000 personas que los 28 han acordado repartir equivalen sólo al número de refugiados que llegan a Europa en 20 días.

"Un programa de reubicación solo, en esta etapa de la crisis, no será suficiente para estabilizar la situación", dijo la portavoz de ACNUR, Melissa Fleming, instando a la UE a establecer mecanismo de recepción capaces de manejar decenas de miles de refugiados a la vez.

Los refugiados e inmigrantes que llegan a Grecia e Italia han estado avanzando hacia el norte, a pie, con destino a los países más ricos como Alemania. El mayo éxodo humano desde la Segunda Guerra Mundial ha generado fuertes disputas entre los Gobiernos de Europa central y los países del Este, preocupados por el choque de civilizaciones que supone la acogida de musulmanes en sus países.

La construcción de grande vallas y el empleo del Ejército para bloquear pasos fronterizos, medidas implementadas por Hungría, han provocado cambios en la ruta de los refugiados y el traslado del problema a países que, de repente, se han convertido en Estados de tránsito y sin capacidad de gestión, como Croacia y Bosnia. Unos países que aumentan el peligro de los desplazamientos humanos, ya que permanecen enterradas y activas miles de minas antipersona en muchas de las zonas forestales que podrían atravesar los refugiados, vestigios de la guerra de los Balcanes de los años 90.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo asegura que Europa podría superar el récord de un millón de personas solicitantes de asilo este año. Los líderes de la UE celebrarán una cumbre de emergencia este miércoles en la que se centrarán en el aumento gradual de la ayuda a los refugiados sirios en Turquía y el resto de Oriente Medio y reforzar el control de las fronteras externas.