Público
Público

La Unión Europea mantiene el aumento de la población gracias a los inmigrantes

Casi cuatro quintas partes del crecimiento anual (de 2,39 millones) se lo apuntó la emigración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La población de la Unión Europea  aumentó en 2007 un 0,48% hasta llegar a 497,5 millones de habitantes, pero casi cuatro quintas partes del crecimiento anual (de 2,39 millones) se debió a la emigración, se anunció hoy.

La emigración neta en la UE totalizó 1,9 millones de personas durante el año pasado, lo que supuso un incremento del 16,4% respecto a 2006, según un informe de Eurostat, la oficina europea de estadísicas, sobre la población comunitaria durante 2007.

La Unión Europea registró 5,3 millones de nacimientos (con un aumento anual del 0,8%), ya que siguió manteniendo tasas muy bajas de fertilidad (10,6 nacimientos por cada 1.000 habitantes).

Nueve países comunitarios registraron más muertes que nacimientos (Alemania, Italia, Rumanía, Portugal, Hungría, Bulgaria, Estonia, Letonia y Lituania).

Según Eurostat, el conjunto de la UE podría tener un crecimiento natural negativo dentro de algunos años debido a que se espera que se mantengan las bajas tasas de fertilidad junto a un incremento de los fallecimientos por el envejecimiento de la generación del 'baby-boom', la explosión de natalidad registrada tras la II Guerra Mundial.

En el conjunto de la Unión Europea, la aportación de la inmigración al crecimiento poblacional ha sido superior a la del crecimiento natural desde 1992.

Durante el año pasado, únicamente en el Reino Unido, Francia y Holanda el crecimiento natural fue el principal motor del aumento de la población.

Como ejemplo, Francia tuvo en 2007 un total de 290.000 más nacimientos que defunciones, mientras que en Alemania hubo 140.000 más muertes que nacimientos.

Todos los países de la UE tienen una tasa de fertilidad inferior al llamado índice de sustitución en los países industrializados, que es de dos hijos por mujer.

Mientras Francia tiene una tasa de fertilidad de 1,98 hijos por mujer, seguida por Suecia y Dinamarca con 1,85, Eslovaquia (1,25), y Rumanía (1,29) figuran al otro extremo de la estadística.

Eurostat señala que los inmigrantes contribuyen también al aumento natural de la población una vez asentados, ya que en general son jóvenes y registran una mayor natalidad, además de que reducen estadísticamente los índices de mortalidad.

La oficina estadística de la UE resalta también el nacimiento de los hijos nacidos fuera del matrimonio en todos los países comunitarios, y que ya supone la mayoría de los nacimientos en países como Estonia (58,1%), Suecia (54,7) y Bulgaria (50,2), aunque no hay una cifra global a nivel de toda la Unión.

En otros apartados, España se mantiene como el país de la UE (entre los 12 con datos completos) con más esperanza de vida al nacer, con una media de 81 años, seguida de Suecia (80,7), mientras que Lituania figura al final de esta estadística con 70,9 años).

En general, Eurostat constató también un aumento de la esperanza de vida en la Unión Europea durante 2007, aunque todavía no dispone de cifras globales para toda la zona.

El 51,1% de los habitantes de la Unión Europea son mujeres, frente al 48,9% de hombres.