Público
Público

Los unionistas reciben el informe con hostilidad

El documento precisa que McGuinness, ex número dos del IRA, presenció los hechos de Derry armado con un subfusil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Martin McGuinness estuvo hace unos días en Downing Street en calidad de viceprimer ministro del Gobierno del Ulster. Hace 38 años, McGuinnessera el número dos del IRA en Derry y, según el informe de la comisión de investigación, se encontraba en las calles de la ciudad durante la matanza del Bloody Sunday armado con un subfusil.

Es cierto que la comisión aclara que nada de lo que hizo ese día McGuinness provocó la respuesta del ejército. Pero para la comunidad protestante del Ulster, su presencia es un recordatorio de todo lo que no aparece en el informe. En otras palabras, de lo que ocurrió en los días que no eran el 30 de enero de 1972.

Diputados usan el veredicto para denunciar al grupo paramilitar irlandés

Los unionistas recibieron el veredicto con malestar o simplemente con hostilidad. Los argumentos utilizados por David Cameron no les convencieron. Tampoco se sintieron aliviados por el hecho de que el informe dice que no se trató de una conspiración o una operación premeditada.

Lord Morrow, diputado unionista en la Asamblea del Ulster, destacó que se corría el riesgo de crear 'una jerarquía de víctimas'. 'Por ejemplo, en el condado de Armagh Sur, hubo 300 asesinatos que aún no se han resuelto', dijo.

El diputado unionista Gregory Campbell prefería ocuparse de las otras víctimas: 'Hubo otros 10.000 días sangrientos en la historia reciente de Irlanda del Norte. Hubo asesinatos y caos provocados por el IRA Provisional en los días, semanas y meses anteriores al domingo sangriento'.

El impacto del informe puede crear problemas al Gobierno del Ulster

El conflicto del Ulster ha causado tantas víctimas que recordar a algunas, con independencia de las circunstancias de su muerte, puede hacer que las otras se sientan ignoradas.

Cuando en el Parlamento el diputado conservador Julian Lewis dijo a Cameron que un francotirador del IRA, autor de la muerte de una decena de personas, fue liberado tras una breve estancia en prisión gracias al Acuerdo de Viernes Santo, el primer ministro tuvo que recordarle que no se pueden establecer 'equivalencias' entre soldados y terroristas, y que los primeros tienen la obligación de hacer cumplir la ley.

Tanto a los unionistas como al Sinn Fein, el partido de McGuinness, les interesa que el Gobierno del Ulster siga existiendo. En las próximas semanas, su estabilidad se verá puesta a prueba por la riada emocional generada por el veredicto de lord Saville. Quizá todo se olvide dentro de una semana, o quede circunscrito a los libros de historia, pero las declaraciones revelan que las heridas nunca terminan de cerrarse en el Ulster.