Público
Público

Vacaciones alternativas en Palestina

Los colonos continúan extendiéndose por Cisjordania aprovechando que la comunidad occidental permanece con los brazos cruzados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Isawiya es un barrio palestino de Jerusalén Este desatendido por las empresas de servicios municipales. Nada más acceder a él se observa que la negligencia de las autoridades israelíes que ocupan sector oriental de la ciudad santa es casi completa. Las calles apenas están asfaltadas y el desarrollo del barrio ha sido espontáneo, muy distinto de la expansión ordenada que hay en las cercanas colonias judías.

Una docena de jóvenes voluntarios llegados de distintos puntos de España han decidido emplear sus vacaciones en un proyecto de cooperación con los palestinos. Varios de ellos acarrean capazos llenos de grava hasta la casa que están construyendo. La empezaron el miércoles pasado y todavía les llevará unos días acabarla.

Es una vivienda elemental con una cocina, un salón, un cuarto de baño y dos habitaciones. La vivienda original, mucho más grande, estuvo en ese mismo lugar hasta hace dos años, cuando los servicios del ayuntamiento la demolieron por 'ilegal', aduciendo que invadía el espacio de un gran 'parque' que los israelíes han planeado para la zona.

Este argumento lo utilizan a menudo las autoridades israelíes en el sector ocupado de Jerusalén, y en otras ocasiones ha ocurrido que primero han destinado un espacio a un parque, prohibiendo que se construyan casas palestinas, y luego, al cabo de unos años, han autorizado la construcción de casas judías en el mismo espacio del supuesto 'parque'.

El sector ocupado cuenta cada día con una mayor presencia de colonos

De esta manera, el sector ocupado cuenta cada día con una mayor presencia de colonos y los israelíes promueven la expansión, que es ilegal según las leyes internacionales, aprovechando que la comunidad occidental permanece con los brazos cruzados, limitándose a condenarla verbalmente pero sin que los dirigentes europeos, como Angela Merkel, adopten ninguna medida concreta para atajarla.

La docena de jóvenes pertenece a tres organizaciones, Pau Sempre (Paz Siempre), Fundación Socialismo sin Fronteras y Acción en Red. Algunos ya han estado con anterioridad en Palestina en estos campamentos de verano que comenzaron en 2009 y que están organizados por la ONG israelí ICAHD, un grupo que combate la demolición permanente de viviendas palestinas y que recibe ayuda para reconstruirlas de la cooperación española.

'Creemos que es importante que exista un contacto físico directo con los palestinos para poder evaluar la evolución de la ocupación, y para luego explicar en España cuál es la situación real de los palestinos', comenta Jordi Matas. Algunos de sus compañeros confirman que las ideas preconcebidas que traían de España se han desmoronado poco después de pisar los territorios ocupados y que la prensa no logra explicar con exactitud la situación del conflicto.

Beatriz Piqueras, en su segundo año en Palestina, abunda en que este contacto directo con los palestinos es enriquecedor, y aún más cuando se repite la experiencia, puesto que a partir del segundo viaje las cosas se empiezan a ver de manera distinta, con matices que pueden pasar desapercibidos para un visitante puntual o para un lector de prensa en Europa que no haya pisado los territorios ocupados. 'Creo que es una información que cuesta asimilar', señala Beatriz.

Los jóvenes, de entre 22 y 25 años, emplean la mañana en ayudar a la construcción de la vivienda y por las tardes realizan actividades complementarias que les permite interactuar con la realidad cotidiana de Palestina y con la ocupación. En el grupo hay varios periodistas, varios estudiantes y un biólogo, entre otros.

'Palestina solo interesa en España cuando se produce alguna gran catástrofe' 'En mi opinión, la información sobre Palestina sólo interesa en España cuando se produce alguna gran catástrofe, como la Operación Plomo Fundido contra Gaza (en la que murieron cientos de civiles), pero no se sigue el hostigamiento constante de la población palestina, como la falta de licencias de obras. Nuestra misión consiste en conocer las historias de la gente para poder explicarlas luego allí', dice David Perejil.

La casa la empezaron a construir el miércoles pasado y esperan entregar las llaves en apenas unos días. Desde que fue demolida la vivienda original hace dos años, la familia del propietario, Attiya Motter, padre de ocho hijos, ha vivido en el cercano campo de refugiados de Shuafat. Hasta hace solo tres meses, esta familia ha estado pagando los plazos de la primera casa, la que se demolió hace dos años.

Esta es la cuarta vivienda que construye el ICAHD este año con la ayuda que ha recibido de la cooperación española, unos 30.000 euros. El fundador de la organización, el israelí Meir Margalit, ha sido acusado recientemente de reconstruir ilegalmente las casas que han demolido las autoridades israelíes.

Según varias agencias de la ONU, Israel ha demolido 458 casas y estructuras palestinas entre 2009 y 2011 en la Cisjordania ocupada, y unas 18.000 desde que se inició la ocupación en 1967.