Público
Público

Venezuela cerró 1.900 comercios tras la devaluación

La sanción, que dura entre dos y 24 horas, penaliza a quienes han subido los precios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una extraña palabra pone los nervios de punta a los comerciantes en Venezuela: Indepabis. Se trata del acrónimo del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y los Servicios, la autoridad con competencia para fiscalizar los precios en un país azotado crónicamente por la alta inflación.

Ya son casi 2.000 los comercios que, en las últimas tres semanas, han sido cerrados temporalmente y multados por ofrecer sus productos y servicios a precios que no corresponden con sus costes.

Los comercios alegan que deben financiarse para reponer mercancía

Los fiscales del Indepabis suelen llegar en grupos, acompañados de funcionarios de la Guardia Nacional, para revisar los precios de los productos y cotejarlos con las facturas de compra a mayoristas o importadores. Si detectan irregularidades, proceden a aplicar multas o cierres temporales, según la gravedad del caso.

En lo que va de año, los aumentos de precios han sido dramáticos, después de que el pasado 11 de enero el presidente Hugo Chávez anunciara que devaluaba el bolívar.

Muchos comerciantes, tan pronto escucharon el anuncio del nuevo tipo de cambio (que pasó de 2,15 bolívares a 4,30 por dólar estadounidense para productos no esenciales), procedieron a cambiar los precios, incluso de los bienes que no son importados. Alegan que, aunque se trate de bienes comprados al cambio anterior, deben generar ingresos suficientes para financiar la reposición de los inventarios.

Los supermercados franco-colombianos Éxito van a ser expropiados

El Indepabis, dirigido por el ministro del Poder Popular para el Comercio, Eduardo Samán, no acepta ese argumento y ha sancionado a empresas grandes y chicas que han aumentado sus precios.

La directora de Indepabis, Valentina Querales, anunció ayer que desde la devaluación se han inspeccionado 3.520 comercios en el país, de los que 'más de 1.900 fueron cerrados' temporalmente, 'entre dos y 24 horas', por aumento de precios y especulación.

La sanción más dura se le aplicó a la empresa franco-colombiana que regentaba la cadena de supermercados Éxito. Estos no fueron cerrados pero Chávez ha ordenado su expropiación.

El Indepabis también revisa los almacenes de los comercios para combatir el delito del acaparamiento masivo de productos básicos de consumo, una práctica recurrente que ocasiona primero escasez y luego aumento de precios.