Público
Público

Venezuela pide a España garantizar la integridad de sus diplomáticos

Tras las protestas en el centro cultural Venezuela Diversidad Cultural donde un centenar de personas han sido cercadas por unos 300 opositores a Nicolás Maduro, el gobierno español ha afirmado que "se garantizó en todo momento la seguridad".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El embajador de Venezuela en España, Mario Isea, en una foto de archivo / EMBAJADA DE VENEZUELA EN ESPAÑA

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha dicho este viernes que su país pide a España garantizar la integridad de sus diplomáticos después de que el embajador venezolano, Mario Isea, denunciara que un grupo de manifestantes lo tenía "secuestrado" en Madrid junto a un centenar de personas.

"Hemos exigido estricto respeto a la Convención de Viena. El Gobierno español debe garantizar la integridad de nuestros diplomáticos", escribió la ministra de Exteriores en su cuenta de Twitter.

En otro mensaje señaló: "Hablé con nuestro Embajador en España, Mario Isea. Los intolerantes y militantes del fascismo no podrán con nuestros diplomáticos dignos" y acusó a la oposición venezolana de haber "sembrado" odio.

Isea dijo en un contacto telefónico con el canal estatal venezolano VTV que denunciaba que un grupo de "reaccionarios" lo mantenía "secuestrado" junto a un centenar de personas y les impedía la salida de un centro cultural de Madrid donde se realizaba un acto con un "comité de víctimas" de opositores venezolanos.

España desmiente al embajador de Venezuela

Por su parte, el Gobierno español ha defendido que "en ningún momento se ha producido un secuestro del embajador", que pudo haber abandonado el edificio en cualquier momento dado que la Policía desplegada en la zona garantizaba "su salida segura" y "las salidas nunca estuvieron bloqueadas", ha señalado el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo.

"El Ministerio de Exteriores siempre estuvo a la escucha de la Embajada de Venezuela y el dispositivo de seguridad desplegado frente al centro garantizó en todo momento la seguridad de todos los que estaban participando" en el acto", ha precisado el ministro de Educación, Cultura y Deporte.

Por todo ello, ha incidido, el Gobierno "cree que se tomaron todas las medidas oportunas conforme a la Convención de Viena", como prueba el hecho de que el propio embajador "agradeció las gestiones realizadas". La protesta de unos 200 opositores frente al centro cultural se desarrolló, pues, con "normalidad", en palabras de Méndez de Vigo.

El portavoz ha aprovechado para recordar la posición que el Gobierno mantiene sobre la crisis abierta en Venezuela entre el régimen de Maduro y la oposición. El Ejecutivo de Rajoy, ha reiterado, "quiere para todos los venezolanos los mismos derechos" de los que disfrutan los españoles y considera "que no es una buena política tener presos políticos o repeler las manifestaciones", al tiempo que defiende la celebración de elecciones "que pongan fin a esta situación".

La policía ofreció al embajador salir escoltado

La Policía Nacional ofreció al embajador de Venezuela en España, Mario Isea, salir escoltado del centro cultural de Venezuela en Madrid, frente al que se manifestaban unas 250 personas en contra del régimen de Nicolás Maduro, han informado fuentes diplomáticas.

Isea, en cambio, prefirió atender la recomendación de la Policía, que veía más conveniente esperar en el interior del recinto a que los manifestantes abandonaran la calle Hermosilla, donde está el centro 'Venezuela Diversidad Cultural', que depende de la Embajada de Venezuela en España.

El centro acogió este jueves un acto en el que víctimas de las protestas estudiantiles contra Maduro en 2014 pretendían denunciar la responsabilidad de los líderes opositores que instigaron esas protestas. A las puertas del centro se congregaron unas 250 personas que tenían autorización para protestar en una concentración hasta las 20 horas, pero que no terminaron de disolverse voluntariamente hasta las 00.30 horas.

Vídeos compartidos en las redes sociales muestran cómo los ánimos estaban caldeados, con los manifestantes llamando "hijos de puta" a los participantes en el acto del centro cultural y "basura" a representantes de IU que asistieron al acto. A pesar de ello, la protesta finalizó sin que se registraran incidentes violentos.

Cuando el acto en el centro cultural terminó y sus participantes, incluido el embajador, quisieron abandonarlo la Policía les aconsejó que, tal y como estaba el ambiente en la calle, lo más oportuno era esperar en el interior del recinto a que los manifestantes se fueran por su propio pie de allí.

No obstante, según han confirmado fuentes diplomáticas, la Policía también ofreció al embajador, y al resto de los asistentes, la opción de salir escoltados del centro si decidían no esperar a que la protesta se disolviese. Isea optó por seguir la recomendación de la Policía, aunque la aprovechó para denunciar, con el apoyo de representantes de IU, que estaba siendo víctima de un "secuestro" al permanecer retenido en el interior del centro.