Publicado: 18.12.2013 14:20 |Actualizado: 18.12.2013 14:20

Los verdes europeos acusan a Almunia, PP y PSOE, de "bloquear" las energías renovables

En un debate en Madrid, los candidatos ecologistas a la presidencia de la Comisión Europea abogan por un programa "antirecesión" que centre sus prioridades económicas en sectores como la educación o la sanidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea tiene en quienes dirigen sus propias instituciones el principal impedimento para poner en marcha una verdadera transición energética que haga predominar a las renovables. Esa es la denuncia que han puesto encima de la mesa este miércoles los cuatro candidatos a las primarias del Partido Verde Europeo para dar con el que será su candidato a presidir la Comisión Europea.

Esas y otras cuestiones han guiado el debate que se ha producido entre ellos en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y que ha tenido como anfitrión a Equo, el partido español reconocido por los ecologistas europeos y que también se encuentra inmerso en unas primarias para dar con su cabeza de lista para las próximas elecciones europeas de mayo. 

La alemana Rebecca Harms, una de las candidatas que es, además, la copresidenta del grupo verde en el Europarlamento, ha denunciado así que el desarrollo de las energías renovables en la Europa de los 27 "está bajo presión". Harms ha citado al vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, que según ha denunciado la dirigente verde, ha abierto una investigación sobre la Ley de Renovables de Alemania favoreciendo así al lobby de empresas que apuesta por mantener las energías más contaminantes.

A su juicio se está produciendo una "contrarrevolución" en la UE en el campo de las renovables por culpa de Almunia que "quiere parar la transición energética" del continente. Harms ha añadido además que esa apuesta por la mezcla energética que impida que prevalezcan las más limpias está siendo respaldada también por los dos grandes partidos de la Unión -el socialdemócrata del que forma parte el PSOE, y el popular que integra el PP- que "están intentando bloquear" el avance de las renovables.

En frente suyo otra de las candidatas, la copresidenta del Partido Verde Europeo Mónica Frassoni, denunciaba además ese empeño de la Comisión Europea por hacer frente a las energías renovables mientras en Italia "se han gastado millones en autopistas" por las que apenas pasan coches o se sigue privilegiando a la Iglesia católica sin pagar impuestos y el Ejecutivo comunitario no actúa a pesar de que se han presentado solicitudes de investigación para ambos casos. 

Los verdes también se han esforzado esta mañana por tratar de presentar sus alternativas económicas a la derecha y a la socialdemocracia, durante un diálogo que no ha producido ningún enfrentamiento entre los distintos candidatos y que ha sido moderado por la periodista Nativel Preciado. Frassoni ha abogado por concretar "nuevas actividades económicas" que permitan crear empleo en la UE. Su apuesta pasa por la puesta en marcha del New Deal verde que prevé la creación de puestos de trabajo a través de los sectores renovables, pero también por potenciar la educación, la salud, el turismo y la cultura, los motores que según ella deben ser señas de identidad de Europa. 

Por la "transformación ecológica de la economía" se ha manifestado también la alemana Ska Keller, otra de las candidatas a las primarias del Partido Verde Europeo, en este caso a propuesta de las organizaciones de jóvenes. A su juicio las instituciones europeas deben tratar de buscar puestos de trabajo "respetando al medio ambiente", y por eso considera cruciales los sectores de la educación, la sanidad o el cuidado de las personas mayores. Uno de los ejes económicos de Europa debe ser, asimismo, "el desarrollo de los derechos sociales". 

"Quiero luchar por una Europa diferente, que ponga en marcha un cambio radical y que sea más social", ha proseguido Keller, antes de insistir en la necesidad de llevar a cabo una estrategia "paneuropea", que gobierno "para todos los países" y no sólo para unos pocos. Todos los candidatos han coincidido en reclamar un "programa antirecesión" para la UE, al que ha hecho especial hincapié Rebecca Harms. 

En esto también ha coincidido el sindicalista francés José Bové, el último candidato a las primarias, que ha reclamado "más democracia" para la UE y que ha celebrado que en el camino hacia esa apertura los verdes europeos estén celebrando las primarias abiertas en las que puede votar todo ciudadano mayor de 16 años con sólo entrar en la página web de los verdes europeos.

Bové ha querido "señalar con el dedo" a los gobiernos de los países del sur de Europa, como es el caso del Ejecutivo español, por las políticas que ha puesto en marcha en los últimos años y que les han hecho padecer la crisis con mayor virulencia que otros. Durante el coloquio, el sindicalista francés ha sido preguntado por la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana que está preparando el Gobierno de Mariano Rajoy, la conocida como ley Mordaza. Él ha apostado por hacer frente a esta normativa en las calles.

"Hay que organizar la movilización social no violenta", ha insistido. Una lucha que debe estar liderada por los ecologistas españoles. En este sentido ha insistido en la necesidad de aprovechar la herramienta de la protesta, incluso si ello implica que "todos los candidatos de Equo estén en la cárcel cuando sean las elecciones". Su afirmación ha provocado un fuerte aplauso entre los asistentes al debate.