Público
Público

Los Verdes rechazan formar una coalición de Gobierno con Merkel

Entre ambas formaciones "había más diferencias que similitudes en cuestiones centrales. La CDU de la canciller retomará este jueves las negociaciones con el SPD

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Verdes alemanes han rechazado la posibilidad de formar parte de un Gobierno de coalición con la Unión Cristiano Demócrata (CDU). Tras seis horas de reunión, los Verdes han concluido que no tienen posturas comunes con los conservadores en áreas tales como energía, impuestos y objetivos climatológicos, por lo que rechazan la posibilidad de participar en una nueva ronda de conversaciones.

'Tras las conversaciones, los Verdes han dicho que no participarán en las conversaciones de coalición. Nos aproximaremos a los representantes socialdemócratas (SPD) (socialdemócratas) mañana para intentar poner fecha a las conversaciones iniciales, que ya teníamos previstas para el jueves', ha dicho el 'número dos' de la CDU, Hermann Groehe.

En rueda de prensa, la secretaria de organización de los Verdes, Steffi Lemke, explicó el fracaso de la reunión y subrayó que entre ambas formaciones 'había más diferencias que similitudes' en cuestiones centrales, como la política energética, el apoyo a las renovables o el futuro de los combustibles fósiles. Tampoco hubo acuerdo, según su relato, en asuntos como el salario mínimo interprofesional -una de las reivindicaciones que también mantiene el SPD de cara a su nueva reunión con los conservadores-, las exportaciones de armamento o la sanidad pública.

La decisión de los Verdes fuerza a la canciller, Angela Merkel, a centrarse en las conversaciones con los socialdemócratas de cara a la formación del nuevo Ejecutivo, con los que se reunirá este jueves. Prácticamente descartada la posibilidad de un gobierno en minoría, se espera que este encuentro concluya con un principio de acuerdo que conservadores y socialdemócratas someterán después a las respectivas direcciones de cada partido.

Sólo entonces comenzarían las negociaciones formales para constituir una 'gran coalición', fórmula que ya lideró Merkel en su primera legislatura (2005-2009) y que llevó a los socialdemócratas a cosechar en las siguientes elecciones el peor resultado de su historia. Ese recuerdo, al margen de las discrepancias ideológicas, pesará previsiblemente en las nuevas negociaciones y el SPD ha anunciado además que someterá un eventual acuerdo al voto de su militancia, formada por 470.000 afiliados y, en principio y según varias encuestas, reticente a pactar con los conservadores. 

Este mismo martes, los socialdemócratas se han quejado de la falta de concesiones de la canciller, mientras que los miembros de la CDU han acusado a su principal rival de intentar dictar la política del próximo Gobierno pese a haber perdido las elecciones del mes pasado. Tras ocho horas de negociaciones este lunes entre la canciller y el SPD, no se llegó a un acuerdo claro, más allá de dejar constancia de que ambas partes tienen la voluntad de seguir dialogando con vistas a reeditar la 'gran coalición' que gobernó el país entre 2005 y 2009. Pese a las diferencias sobre la subida de impuestos y un salario mínimo que exige el SPD, así como a la oposición entre las bases del partido a una coalición con Merkel, todo parece apuntar a que Alemania contará con un nuevo Ejecutivo antes de Navidad.