Publicado: 10.01.2014 09:38 |Actualizado: 10.01.2014 09:38

Un vertido químico deja sin agua a más de 100.000 vecinos en Virginia

La Casa Blanca ha aprobado la declaración de emergencia en nueve condados de la zona. La contaminación procede de una planta de tratamiento de carbón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Casa Blanca ha aprobado la declaración federal de emergencia en el estado de Virginia Occidental debido a la contaminación del agua potable producida por un vertido químico al río Elk. Las personas afectadas, al parecer, por las sustancias generadas por una fábrica de tratamiento de carbón cercana, superan las 100.000. 

El gobernador de West Virginia, Earl Ray Tomblin, ha informado a través de Twitter de que se había aprobado su solicitud de emergencia. Anteriormente, se habían declarado ya en emergencia los condados de Boone, Cabell, Clay, Jackson, Kanawha, Lincoln, Logan, Putnam, y Roane.

La declaración de emergencia se produjo después de que la empresa suministradora de agua, West Virginia American Water, comunicara que su suministro de agua se había visto contaminado.

En las áreas de servicio afectadas se recomienda no utilizar el agua del grifo para beber, cocinar, lavar o bañarse, dijo el gobernador Tomblin, quien destacó que las prioridades son los hospitales, los hogares de ancianos y las escuelas. La declaración permitirá que los nueve condados afectados por el vertido reciban ayuda, en una jornada en la que también se han cerrado escuelas, bares y restaurantes.

La Guardia Nacional y la Oficina de Servicios de Emergencia han estado trabajando para proporcionar agua y suministros a través de las oficinas de servicios de emergencia del condado lo más rápido posible, dijo el gobernador.

La alarma se disparó de inmediato entre la población afectada. Decenas de miles de ciudadanos agotaron las reservas de agua mineral de todos los centros comerciales de estas áreas.