Público
Público

Vía libre a la intervención militar internacional en Mali

El Consejo de Seguridad de la ONU reclama un "rápido despliegue". Según el diario 'Le Figaro' Francia y Alemania ya han tomado posiciones ante el avance rebelde

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Parece cuestión de horas que una fuerza militar internacional se despliegue en Mali ante el avance del grupo islámico Ansar al Din hacia el sur del país. De hecho, según adelanta el diario Le Figaro, militares franceses y alemanes ya se encuentran en el aeropuerto de Sévaré, ciudad situada a unos 15 kilómetros de Mopti, localidad que separa la región tomada por los rebeldes con la controlada por el Gobierno. Asimismo, la cadena de televisión BFMTV ha informado de que un destacamento francés ha sido trasladado en las últimas horas al país africano.

La única declaración oficial desde Alemania niega que el Ejército del país vaya a participar por el momento en una misión en Mali, aunque sólo sea para instruir a sus soldados, según ha declarado el ministro germano de Exteriores, Guido Westerwelle. El jefe de la diplomacia alemana subrayó que sólo se enviarán instructores militares germanos al país africano cuando exista 'un plan sostenible para el retorno al orden constitucional'.    

Francia asegura que intervendrá 'en el marco de la ONU'

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, ha asegurado que Francia está dispuesta a responder favorablemente a la demanda de intervención militar de las autoridades de Mali, ante el avance de los rebeldes en el norte del país, pero precisó que lo hará 'en el marco de la ONU' y en concertación con los otros países africanos.

Hoy mismo, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha pedido el 'despliegue rápido' de la fuerza internacional de apoyo a Mali aprobada en diciembre pasado. Los quince miembros del órgano reclaman en la declaración aprobada tras una reunión de urgencia que los países miembros de Naciones Unidas respalden al Gobierno de Bamako y a sus fuerzas militares. 

La reunión del Consejo de Seguridad se produjo ante los avances hacia el centro y sur del país de las fuerzas del grupo islámico Ansar al Din, que a principios de mes rompió la tregua que imperaba en las últimas semanas. El portavoz de ese grupo, Omar Uld Hamaha, había asegurado anteriormente que sus combatientes se han hecho con el control de la ciudad de Kona, situada en el centro-este del país, tras varios días de combates con el Ejército.

Naciones Unidas autorizó en diciembre el envío de una misión militar

Kona está situada a unos 60 kilómetros al norte de Mopti, capital de la provincia del mismo nombre, en una región limítrofe entre el sur del país, bajo la autoridad del Gobierno central de Bamako, y Azawad, una vasta región controlada por grupos rebeldes desde marzo pasado.

La última resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Mali autorizó el pasado 20 de diciembre el envío de una misión militar africana a ese país para ayudar a las autoridades a recuperar el control del norte de su territorio. La resolución impulsada por Francia autorizó el envío de una fuerza militar conjunta africana (AFISMA) que apoye al Ejército de Mali para recuperar el control del norte, actualmente en manos de grupos islámicos, entre ellos Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), pero la necesidad de preparar a las unidades retrasará durante varios meses cualquier acción.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación mantiene la recomendación de no viajar a Mali ante la inestable situación política y de seguridad en el país, al tiempo que aconseja a los españoles residentes o de paso allí que salgan provisionalmente del territorio si su presencia no es indispensable. Exteriores pide además a los ciudadanos que comuniquen a la Embajada española en Bamako qué piensan hacer, tanto si deciden salir del país como si optan por quedarse. El Gobierno recuerda que sigue existiendo riesgo de secuestros de occidentales 'en todo el país'.