Público
Público

La victoria de Hollande marca la senda del "cambio" para Europa

El socialista gana las presidenciales con el 51,62% de los votos con todos escrutados Lanza su primer mensaje a Merkel: "La austeridad no puede seguir siendo una fatalidad"  Sarkozy reconoce públicamente su

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francia vuelve a ser socialista. François Hollande se ha convertido en el nuevo presidente del país tras derrotar, como preveían todos los sondeos, en segunda vuelta a Nicolas Sarkozy. Con todos los votos escrutados, el socialista se ha hecho con el 51,62% de los votos frente al 48,38% del conservador. (Así te hemos contado la jornada electoral en directo).

En su primer discurso antes de viajar a la emblemática plaza parisina de la Bastilla, Hollande prometió que será 'un presidente ejemplar'. 'Muchos esperaban este momento desde hace tiempo. Estoy orgulloso de haberles devuelto la esperanza. Siento su emoción y la comparto, pero debe ir acompañada de orgullo y sentido de la responsabilidad', declaró ante la multitud que le aclamaba antes de añadir que el 6 de mayo 'debe ser un nuevo punto de partida para Europa'. 

Hollande: 'Hay que poner fin a la Europa de la austeridad'

'A partir de hoy estoy al servicio del país y pondré todos mis esfuerzos en conseguir el cambio. Serviré a la República con los valores que he demostrado en toda la campaña. El cambio tiene que estar a la altura de Francia. Ese cambio empieza ahora', apostilló.

Hollande es consciente de la tarea que tiene por delante ('me doy cuenta de que los ojos de Europa están sobre nosotros y que muchos países han sentido alivio'), pero, a tenor de sus palabras, ya tiene en mente cuáles son sus prioridades: 'Dar a la construcción europea una dimensión de crecimiento y empleo. La reducción del déficit, la preservación de nuestro modelo social para garantizar a todos el mismo acceso a los servicios públicos y la igualdad entre territorios'.

Hollande parece tener claro por dónde pasa ese cambio. Durante su primera intervención, en la ciudad de Tulle lanzó el primer mensaje a Angela Merkel: 'La austeridad no puede seguir siendo una fatalidad para Europa. Hay que poner fin a la Europa de la austeridad y promover el crecimiento. Es lo que le diré a nuestros socios de la UE con Alemania a la cabeza', dijo.

El socialista promete 'un nuevo punto de partida para Europa'

'El país ha vivido demasiadas fracturas, demasiadas heridas. Esto ha terminado. Mi primer deber será reunir a cada ciudadano con las acciones comunes para recoger el guante del reto que tenemos por delante', prometió el socialista.

Mucho antes de conocer el escrutinio definitivo, el champán empezaba a correr por la sede del Partido Socialista, en la calle parisina de Solferino, para celebrar el ascenso al Palacio del Elíseo del primer socialista 17 años después de la salida de François Miterrand. Escenario habitual de las celebraciones de izquierda, el fervor en la Bastilla contrastaba con la soledad de la también parisina plaza de la Concordia, allí donde los simpatizantes de Sarkozy habían planeado celebrar una reelección imposible.

 

No hubo lugar a la sorpresa. El principal aval de la victoria de Hollande antes de conocer los resultados oficiales fue la intervención de Sarkozy. El conservador, el enésimo mandatario que cae tras la explosión de la crisis dentro de la Unión Europea, no tardó en salir ante sus seguidores para reconocer su derrota. 'Toda la responsabilidad es mía', declaró. 'No he logrado convencer a la mayoría', se lamentó.

Sarkozy confirma su retirada de la política: 'Quiero volver a ser un francés más' 

Sin embargo, Sarkozy no sólo se ha despedido del Elíseo. Su discurso también ha servido para confirmar su despedida de la política activa: 'Después de 35 años de carrera política, después de 10 años de responsabilidad al máximo nivel, después de cinco años a la cabeza del Estado mi compromiso con el país será distinto. Quiero volver a ser un francés más'. De hecho, antes de salir ante sus seguidores, ya había comunicado a los suyos que no iba a dirigir la campaña de las próximas elecciones locales, según fuentes de su partido citadas por los medios franceses.

La victoria de Hollande echa por tierra la gestión de Sarkozy, que encaraba las elecciones presidenciales con una impopularidad récord dentro de Francia. El voto de los franceses ha sido de castigo. Pero, el electorado también tenía claro que las urnas lanzarían un mensaje en clave europea y de lo que ellas saliera podría depender en gran medida el futuro del continente.

 

El triunfo del socialista supone el fin del entente Merkozy que ha liderado la UE bajo la bandera de la austeridad. Hollande ha conseguido reunir el apoyo suficiente para plantarse ante Berlín y promover un cambio de rumbo para Europa. En ello confían sus votantes, y buena parte del continente, que ven en el socialista la primera oportunidad contra la imposición de los recortes.

Alemania avisa de que el pacto fiscal 'se mantendrá vigente' 

De momento, en su primera conversación telefónica, Merkel ya ha invitado al nuevo presidente electo francés a viajar a Alemania cuando asuma el cargo. La canciller alemana se ha comprometido a colaborar con el nuevo Gobierno del país que hasta había sido su principal aliado. Pero no en todo. 'Queremos trabajar muy estrechamente', declaró el ministro de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, quien, sin embargo, avisó a París de que 'tenemos un pacto fiscal que se mantendrá vigente'. La propia Merkel ya ha avisado en diversas ocasiones que es algo 'innegociable'.

'Es el momento de cambiar la dirección de Europa', se apresuró a declarar el presidente del Parlamento Europeo, el socialista alemán Martin Schulz, tras conocer los resultados en Francia. También, en los últimos días, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha urgido en Bruselas a poner en marcha una estrategia de crecimiento; mientras que el comisario europeo de Economía, Olli Rehn, el gran oráculo de la austeridad, abogó ayer en la capital europea por potenciar las inversiones públicas en sectores clave para promover la recuperación. 

El triunfo de Hollande supone el fin del entente 'Merkozy' que ha liderado la UE

Incluso el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, afirmó hoy que comparte con Hollande 'la convicción de que hay que invertir en el crecimiento y en las grandes redes de infraestructura'. Sin embargo, no parece que la fijación de Bruselas por el cumplimiento del déficit y la reducción de la deuda vaya a dar paso a una eliminación inmediata de la imposición de recortes.

La tarea de Hollande no será fácil. Sus próximos objetivos pasan por consolidarse en Francia en las elecciones legislativas que se celebran a principios de junio y empezar a convencer a Merkel de su apuesta por una nueva hoja de ruta europea en la próxima cumbre europea prevista para el 28 y 29 del mismo mes.